Monterrosa llegan en pleno auge al Low compatibilizando baile con reflexión e incubando un nuevo "folklore electrónico"


Actualizado 24/07/2019 15:15:07 CET

Arropan sus letras con los 90: "Queremos el piano de 'Flying Free', el bajo de Alizée y la percusión de Safri Duo para envolver nuestro mensaje"

BENIDORM (ALICANTE)/ALBACETE, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Fue hace cerca de un año cuando la madrileña Rocío Saiz, vocalista de Las Chillers, sumó fuerzas con Dj Esnorquel, 'alter ego' de Enrique F. Aparicio (Alpera, Albacete), para ponerle la alfombra roja a 'Parálisis', un tema que ya tenía compuesto y que a la postre fue semilla de lo que ha venido a conformarse en Monterrosa, dúo que recalará en el Low Festival de Benidorm (Alicante) en pleno auge tras no haber parado de crecer a base de nuevas entregas en los últimos doce meses y justo una semana después de haberse coronado en el escenario Thunderbitch del Festival Internacional de Benicassim, primera gran cima superada en su carrera.

A unos días de llegar al Low, y en entrevista con Europa Press, reconocen que al lanzar el primer tema no sabían qué iba a ser de Monterrosa.

"Era una canción que tenía Rocío escrita, y Monterrosa fue casi una excusa entre amigos para sacar el tema porque ella tenía mucho empeño personal en sacarla adelante. Y ahora estamos en el Low, en el FIB, pellizcándonos los pezones para creernos que esto sigue siendo real. Estamos flipando", asegura Enrique.

Ahora que aquel inicio cristaliza en realidad, tienen "más ganas de continuar y de hacer lo que la gente quiera", después de unos días en los que el 'shock' recibido en el FIB ha provocado una semana de "ataque al corazón". "Nos queda un 13% de batería".

2020 TRAERÁ NUEVO DISCO

"Ya estamos pensando en el siguiente disco, pero la música es cara y difícil. Esperaremos un poco más a sacarlo pero queremos tenerlo en enero o febrero, pero antes habrá nuevos singles", asegura Rocío, quien espera confiada en que el dúo siga creciendo. "Ojalá tengamos algún día más iluminación y bailarines, pero de momento somos dos personas con un sueño que creíamos lejano y ahora es algo más tangible. Así que por ahora, vamos a partirlo con nuestros cuerpos, y el año que viene haremos algo más loco, con más inversión".

Rocío reparte el tiempo entre Monterrosa y Las Chillers, "la parte más emocional por un lado y la más punk por otra", pero también Enrique ha llegado a pensar en extender sus sintetizadores a la banda madrileña.

Así, asevera que siempre ha apostado por que Las Chillers llevaran bases. "Un buen bombo y un sintetizador se lo metería hasta a Leonard Cohen, pero ellas han hecho de su esencia punk toda una seña de identidad. Así que sólo me meteré con ellas con peluca y haciendo una coreografía".

LA COMPATIBILIDAD DEL BAILE Y DE LA REFLEXIÓN

El dúo dibuja en sus letras desde el miedo a ser violada en el regreso a casa tras una noche de fiesta, el dramático irrumpir de la adolescencia o los vínculos con el seno materno, todo con el telón de fondo de ritmos muy bailables.

Defienden que estos dos extremos no son incompatibles y van más allá. "Cuando van de la mano, funcionan mucho mejor. Todo el mundo ha vivido momentos trascendentes en su vida y la mayoría de ellos los ha vivido bailando, de fiesta, con música alta y en colectivo".

Por ello, "Monterrosa tiene el objetivo de que mientras uno baila pueda ser receptor de los mensajes que queremos transmitir", razón por la que "no es casual" aunar temas bailables con la reflexión.

Además, recuerdan que el indie español "ya tiene alrededor de trece millones de canciones de cuánto se sufre en el amor". "Y está muy bien que las personas que pertenecemos a minorías con una experiencia vital concreta podamos contarla mientras hacemos bailar", afirma Enrique.

De su lado, Rocío destaca la importancia de que el mensaje "cale" más allá de lo lúdico, porque en todas sus letras "hay un trasfondo importante" que radica en "reivindicar la libertad como bandera". "¡Que cada uno haga lo que quiera!".

Añade Enrique que, en según que caso, divertirse puede ser "una herramienta poderosa" ante la injusticia dentro de un acto de venganza que consigue equilibrar la balanza", y pone un ejemplo.

"De pequeño, me sabía la coreografía entera de 'Dime' de Beth, pero la bailaba a escondidas. Pero el otro día, en el FIB, lo estaba haciendo desde un escenario ante miles de personas. ¿Quién me iba a decir que un maricón de Albacete iba a tener el micro en una situación así? Mi cuerpo tenía que estar oculto en el pasado para hacer lo que quería, y en ese momento, lo estaba haciendo desde une escenario", reivindica.

VERSIONES PARA COMPLETAR EL REPERTORIO Y EL "FOLKLORE ELECTRÓNICO"

Monterrosa llevará a las tablas alicantinas el cien por cien de su repertorio, pero complementarán con versiones "sorpresa". Entre ellas, algunas que dan cumplimiento a un "empeño personal", como es reivindicar a una artista española, compositora y letrista, que desvelarán en directo.

Ante un escenario de auge de nuevos sonidos, Monterrosa cuentan con un epicentro incrustado en los 90. "Lo que hemos 'mamao', donde hemos nacido, lo que nos gusta y lo que nos sale. Estamos investigando el 'folklore electrónico'", bromea Rocío.

"Nuestra apuesta es no sonar contemporáneo. Queremos el piano de 'Flying Free', el bajo de Alizée y la percusión de Safri Duo sin ánimo escapista, y queremos envolver nuestros mensajes en este sonido", argumenta Enrique.

Según sus palabras, los mensajes de las canciones de Monterrosa empezaron a nacer en los 90, aunque suenen ahora. "Estamos cómodas en la nostalgia de sonidos de cuando éramos pequeñas. Nos arrullan, nos mecen la cuna", expresa.

VERGÜENZA Y TRISTEZA POR LA POLÉMICA DEL ORGULLO

Rocío, muy activa políticamente y parte del sector LGTBi de Más Madrid, se ha pronunciado sobre los acontecimientos ocurridos en la capital con motivo de la celebración del Día del Orgullo Gay y alrededor de la asistencia de Ciudadanos. "Sinceramente, estoy avergonzada y triste y me envuelve la furia", dice al respecto.

En su opinión, "no es casualidad" que la derecha haya conseguido los gobiernos de la Comunidad de Madrid y de la capital, pero "hay que achacar la responsabilidad a quien ejerce el voto".

"Nosotras, ni un paso atrás. Hacemos política, desde con quién nos acostamos hasta lo que tocamos, y lo seguiremos haciendo", avisa.

Al hilo, Enrique añade que, pese al "retorno al paleolítico" que a su juicio representan las políticas de derecha, hay un rasgo de la sociedad actual que le hace estar esperanzado.

"Y es que noto más sororidad entre el colectivo y el resto. He visto cómo conocidos míos que a nivel activismo mantenían un perfil bajo ahora se dan cuenta de que todo esto es político y que no se puede permitir".

Al respecto del conflicto con la presencia de Cs en el desfile del Orgullo, ha recalcado que "si eres un partido que rechaza firmar el manifiesto por el cual se celebra, no puedes salir en el desfile". "Puedes venir, pero no coger una pancarta que no tiene ningún mensaje para el colectivo. Sólo lo hacen para enrabietar. Pretenden que les dejemos pasar sin protestar. Pero no están invitados a nuestra reivindicación porque pactan con la derecha por la mañana y quieren venir por la tarde a portar una abanico arcoiris que se ensucia en sus manos", afirma.

Contador

Para leer más