Cementerios arropados por antiguas iglesias románicas en el norte de Palencia

Palencia.- Imagen de la ermita del cementerio de Resoba
FUNDACIÓN SANTA MARÍA LA REAL
Actualizado 27/10/2018 13:05:42 CET

   PALENCIA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La provincia de Palencia no destaca por contar con una celebración en especial o por tener alguna tradición diferente en lo que se refiere a festejar el Día de Todos los Santos cada 1 de noviembre. Pero como buena tierra castellana a sus habitantes les gusta honrar a sus muertos llevándo flores a los cementerios.

   Por eso, durante esas fechas, además de degustar huesos de santo y buñuelos de viento, los cientos de camposantos y los pueblos de la provincia palentina se llenan de gente para celebrar la festividad de los difuntos.

   Aparte de estas típicas costumbres, lo que seguro que muchos de los que esos días se acercan a los cementerios no saben es que, quizá, el suelo que estén pisando sea el de una antigua iglesia románica o que los muros de los mismos están construidos con las piedras de una ermita.

   Según el director del Centro de Estudios del Románico, Jaime Nuño, hay tres casos en los que se utiliza una antigua iglesia parroquial abandonada para crear un cementerio. Uno, es la utilización de las piedras como "simple material de construcción"; otro, es el uso de una vieja ermita en su mismo solar para albergar el cementerio, "que es lo más común" asegura Nuño, y por último, trasladar la iglesia al lugar donde se va a construir el nuevo camposanto.