CyL pedirá al Gobierno la puesta en marcha inmediata del plan para una "verdadera reactivación" de las comarcas mineras

Publicado 03/09/2019 11:25:12CET

VALLADOLID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Junta demandará al Gobierno de la nación la puesta en marcha "inmediata" del Plan 2019-2027 que permita conseguir la "verdadera reactivación" de las comarcas mineras de Castilla y León que, según ha advertido, no permanecerá "impasible" ante una crisis social y económica fruto de "decisiones injustas y precipitadas" de un Ejecutivo central al que no ha planteado una transición justa o transitoria.

Así lo ha asegurado el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, en su comparecencia este martes en las Cortes de Castilla y León donde ha detallado el programa de legislatura de su departamento con una mención expresa al "enorme desafío" que supone ahora el cierre de las explotaciones mineras y de las centrales térmicas.

El consejero ha comprometido un programa de rehabilitación y restauración de las zonas afectadas por la minería ante el cierre de las explotaciones y ha asegurado que exigirá al Gobierno la firma de los convenios de colaboración del último plan que, según ha recordado, suponen una inversión de más de 55 millones de euros en actuaciones en materia de eficiencia energética, creación de suelo empresarial o depuración de aguas residuales.

También ha considerado "imprescindible" la creación en el próximo marco comunitario de ayudas de un fondo financiero específico para abordar una "verdadera transición energética justa" en los territorios afectados.

Carlos Fernández Carriedo ha apelado a la "posición activa" de Castilla y León en la Plataforma de Regiones Europeas Carboneras en Transición para defender la llegada de recursos europeos específicos a las cuencas del norte de León y de Palencia desde el convencimiento de que contribuiría a paliar la difícil situación que atraviesan.

"Nuestra Comunidad está comprometida con el futuro", ha asegurado para añadir que la Junta desarrollará una minería "moderna, sostenible y socialmente responsable" para lo que impulsará las explotaciones de minería metálica y minería industrial y una investigación avanzada que permita definir la viabilidad económica de los proyectos evaluados.

A esto ha añadido el apoyo a la explotación de rocas ornamentales, que ha cifrado en 1.000 trabajadores y en 229 millones de euros en ventas; áridos, con 1.400 trabajadores y 65 millones, y aguas minerales y termales, con 120 millones de euros y 700 empleos.

El consejero ha anunciado también la aprobación de una nueva Estrategia de Eficiencia Energética de Castilla y León para mejorar la eficiencia energética global de la Comunidad al menos en un 40 por ciento en 2030.

En el marco de esa Estrategia, se impulsarán ayudas de mejora de la eficiencia en las empresas, priorizando a PYMES y autónomos y el ámbito rural; se destinarán más de 32,3 millones para mejorar la eficiencia energética en el sector secundario, y creará un índice de eficiencia energética que sirva como "sello diferenciador y de calidad en las empresas".

En cuanto a las energías renovables, ha abogado por impulsar un entorno empresarial que aproveche un sector energético regional líder en España ya que en Castilla y León más del 75 por ciento de la potencia instalada es de origen renovable y cuenta con la cuarta parte de la energía eólica del país y un 10 por ciento de la fotovoltaica.

"La aportación energética de Castilla y León es imprescindible para que España alcance los objetivos para 2020 de la Unión Europea, de que cada estado miembro tenga una cuota del 20 por ciento en renovables", ha reivindicado al respecto para comprometerse a apoyar la creación de nuevas empresas vinculadas a estas renovables con especial prioridad hacia zonas geográficas "tan importantes" como León y las cuencas mineras leonesa y palentina.

Así se ha comprometido a incrementar la potencia de producción de energías renovables que ha cifrado en un 36 por ciento para la energía eólica (2.000 MW) que pasará de 5.600 megavatios a 7.600 y ha abogado por multiplicar por cinco la generación fotovoltaica (otros 2.000 MW) pasando de 500 MW a 2.500 MW. También ha anunciado que finalizará la mayor planta de España (del mismo tamaño que otras dos) de generación eléctrica con biomasa, que añadirá una potencia de 50 megavatios.

Finalmente, en cuanto a las infraestructuras energéticas ha anunciado que apoyará el desarrollo del transporte eléctrico con la empresa Red Eléctrica de España para mejorar la calidad, la fiabilidad y seguridad del suministro "y para garantizar el transporte de energía imprescindible para lograr los objetivos de incremento de la instalación de potencia en renovables". A este respecto, prevé duplicar el número de posiciones en las subestaciones de la red de transporte.