Actualizado 23/09/2015 14:31 CET

Detenido en Burgos por pagar a menores para consumir alcohol y drogas, practicar sexo y destrozar mobiliario

Imagen en que se encontraba el piso
SUB. GOBIERNO BURGOS

BURGOS, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en Burgos a un hombre de 33 años, cuya identidad responde a las iniciales P.S.R, por pagar presuntamente a menores para consumir alcohol y drogas, participar en actos de carácter sexual y destrozar mobiliario del piso donde era inquilino por valor de 35.000 euros, a lo que se suma la presunta simulación de delito.

Según ha informado la Subdelegación del Gobierno a través de un comunicado remitido a Europa Press, recientemente se había recibido en comisaría la denuncia del propietario de un piso del centro de la ciudad que, avisado por los vecinos, acudió a la vivienda porque de allí emanaban extrañas humedades.

El dueño localizó al inquilino al que tenía arrendado el piso y le pidió que le acompañara y le abriera la vivienda. Al entrar pudo ver que los techos y paredes estaban llenos de grafitis, el mobiliario destrozado completamente, los electrodomésticos estropeados, los colchones y las camas despedazados y los suelos llenos de inmundicias y basura.

El inquilino acompañó al dueño a presentar la denuncia y adujo que no tenía nada que ver con los hechos, que hacía un mes que no iba por el piso y que había echado en falta varios enseres de su propiedad. Sin embargo las indagaciones policiales llevadas a cabo permitieron advertir varias contradicciones en las cambiantes versiones del inquilino.

Más tarde se tuvo conocimiento de que varios menores le habían visitado cotidianamente, algunos de los cuales fueron identificados. Asimismo, se comprobó que habían ido al piso de este sujeto y que, una vez allí, les invitaba a consumir alcohol y cocaína, y también les daba dinero por causar destrozos en el mobiliario o participar en actos de carácter sexual.

Se tiene constancia de la participación de tres muchachos menores de edad, aunque no se descarta que puedan ser más. Los daños causados en la vivienda rondan los 35.000 euros, según la valoración del denunciante.