4 de junio de 2020
 
Actualizado 03/07/2015 0:43:59 +00:00 CET

Junta destina más de 3,1 millones de euros a mantener y explotar la red de control de calidad del aire

VALLADOLID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno ha autorizado destinar 3.140.000 euros al mantenimiento y explotación de la red de control de calidad del aire de Castilla y León hasta el año 2019. La red consta de 22 estaciones remotas fijas y una unidad móvil para la medición y control de los indicadores de calidad del aire. La red de control de Castilla y León dispone de un sistema de certificado de calidad ISO 9001:2008.

Este acuerdo de Consejo de Gobierno garantiza el mantenimiento y explotación de la red de control de calidad del aire de Castilla y León. Mediante la red se realizará el seguimiento diario de los datos obtenidos por todas las estaciones --22 estaciones remotas fijas y una unidad móvil--, se realizará el mantenimiento completo de los analizadores de gases 'in situ' o en laboratorio, se gestionará una estación móvil de inmisión que incluye búsqueda del emplazamiento de acuerdo a los criterios técnicos, traslado del equipamiento, mantenimiento de la ubicación, desmontaje al finalizar la campaña y desarrollo del informe.

La inversión comprometida también incluye el seguimiento y gestión del sistema de calidad certificado ISO 9001:2008, el servicio de información y vigilancia a la población, según el protocolo de emergencias de Castilla y León y la evaluación del informe anual de la calidad del aire de Castilla y León así como todos los procesos de envío de la información al Ministerio y el mantenimiento y actualización de la base de datos disponible en el Portal de Gobierno Abierto.

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, controla durante los 365 días al año el aire que se respira mediante los equipos de control distribuidos por el territorio. Las zonas atmosféricas se determinan teniendo en cuenta los criterios de la Unión Europea y de la Administración del Estado. En este sentido, se controlan las aglomeraciones urbanas y los espacios naturales teniendo en cuenta la protección de la salud humana, la protección de la vegetación y el ozono.