2 de junio de 2020
 
Publicado 19/05/2020 19:49:23 +02:00CET

Llorente asegura que, pese a la crisis, se van a cumplir los compromisos incluidos en el PDR

Jorge Llorente, durante su comparecencia en Cortes para explicar las medidas adoptadas por el Itacyl.
Jorge Llorente, durante su comparecencia en Cortes para explicar las medidas adoptadas por el Itacyl. - EUROPA PRESS.

VALLADOLID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Agricultura y Ganadería cumplirá los compromisos adquiridos en el Plan de Desarrollo Rural (PDR), fundamentalmente en materia de modernización de regadíos, pese a la paralización en algunos casos de proyectos ocasionados por el Estado de Alarma, tal y como ha anunciado el viceconsejero de Desarrollo Rural, Jorge Llorente.

En su comparecencia en las Cortes, donde el a su vez director del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, ha comparecido, a petición de Grupo Socialista, para explicar el funcionamiento del mismo durante el Estado de Alarma, ha querido sacar un aspecto positivo de la actual situación, al asegurar que el coronavirus ha roto la brecha que existía entre el mundo rural y el urbanita.

"Hay parte del urbanita que no sabe entender que la sociedad rural está vinculada estrechamente a la actividad humana. Cada vez había mayor separación entre ambos ámbitos, y con lo ocurrido la sociedad se ha dado cuenta de la necesidad del medio rural", ha destacado.

Durante su intervención sobre la actividad del Itacyl, Llorente ha centrado buena parte de la misma en materia de infraestructuras agrarias colectivas, incluidas dentro del 'Programa de Impulso de Infraestructuras Agrarias de Interés General" y que completa la programación en el ámbito de las transformaciones y las modernizaciones de regadío, incluidas en el PDR.

En esta materia, ha recordado que el pasado día 7 de mayo de 2020, en pleno estado de alarma, la Junta autorizó la suscripción de cinco nuevos
convenios de modernización de regadíos, tres en León, uno en Zamora y uno en Palencia, que supondrán la modernización de 7.465 hectáreas, que requerirán una inversión cercana a los 80 millones de euros, y todo ello gracias a un "ventajoso convenio" con el Ministerio de Agricultura.

Sin embargo, de forma global, Llorente ha matizado que hasta hora la actividad realizada en infraestructuras (obras en ejecución, en licitación y con proyectos redactados o en redacción) suma "la no desdeñable" cifra de más de 70 actuaciones repartidas por toda la comunidad, actuando sobre una superficie superior a las 130.000 hectáreas.

En su comparecencia, Llorente ha aprovechado para demandar al Gobierno central que en los nuevos planes hidrológicos de cuenca se contemplen nuevas zonas de regadío, algo que, como también ha precisado, ya ha pedido Castilla y León en distintos foros, sobre todo para aumentar la capacidad de regulación en la Cuenca del Duero.

"Estas actuaciones requieren afrontarse por el Estado con decisión y
valentía. Recuerdo que la Cuenca del Duero es la que tiene peor capacidad de regulación respecto a las aportaciones en
España, tan sólo de un 31 por ciento", ha lamentado Llorente, quien entiende que no pueden paralizarse, como está ocurriendo ahora, por
parte de la administración hidrológica los proyectos incluidos en la
planificación actual, como el de la regulación complementaria del
Órbigo en León.

Durante su comparecencia, el viceconsejero de Desarrollo Rural se ha felicitado de que lo hecho por el Itacyl "no ha sido improvisado sino fruto de las estructuras de los centros y profesionalidad del personal", lo que demuestra que el instituto y sus trabajadores "estaban preparados y a la vanguardia".

También ha destacado que el estado de alarma ha puesto de manifiesto, una vez más, que la alimentación es tema fundamental en nuestra sociedad
y que debemos seguir apostando por un sector "vertebrado, unido,
comprometido, tecnificado, sostenible, formado, con infraestructuras
modernizadas e innovador".

La crisis sanitaria, a juicio de Llorente, ha abierto el camino a nuevos retos a los que debemos dar respuestas, y en este sentido se ha mostrado convencido de que la investigación, la tecnología, la innovación, las infraestructuras agrarias colectivas de interés general, la calidad y promoción alimentaria, la metodología LEADER y la formación agraria son parte del camino del éxito.

Por ello, el director del Itacyl defiende una cadena
alimentaria "de calidad, segura, sostenible, interconectada y endógena", y ha puesto como ejemplo de ello que durante estos últimos meses la red de centros tecnológicos ha asesorado y resuelto más de 50 consultas tecnológicas especializadas, agrícolas, ganaderas o de la industria alimentaria de los diversos sectores afectados por la COVID-19.

Igualmente, se han mantenido y potenciado los sistemas de
información que permite trabajar con el sector de manera remota a
través de las nuevas tecnologías. Por ejemplo, durante esta época
se han realizado avisos en la detección de 7 plagas/enfermedades
de cultivos de forma telemática a más de 16.000 agricultores, sin olvidar el pasado 12 de mayo un nuevo aviso, el octavo, para el control del Mildium en viñedo ante el riesgo de aparición y para su prevención o lucha.

57 PROYECTOS Y 26 NUEVAS PROPUESTAS

El Itacyl ha mantenido también su actividad investigadora y durante este periodo se ha continuado realizando la gestión de 57 Proyectos en
vigor sobre los que se ha estado trabajando y haciendo el necesario
mantenimiento. Además, se han preparado 26 propuestas nuevas de
proyectos de I+D+i para nuevas demandas del sector.

En cuanto a los Servicios de Enología y Viticultura, que se realizan
habitualmente en la Estación Enológica, se han mantenido las analíticas esenciales durante esta situación de alarma, realizándose en estos dos meses más de 7.700 determinaciones, solicitadas por 48 clientes diferentes. Esta actividad ha permitido que las exportaciones en el sector del vino, tan castigado por el cierre del canal HORECA, hayan podido seguir realizándose por parte de las bodegas.

También se han puesto al servicio de sector agroalimentario diversas tecnologías punteras para poder alargar la vida útil de los productos y que permiten alcanzar los mayores estándares de seguridad y calidad. Estas tecnologías son las altas presiones hidrostáticas, en la Planta Piloto de Zamadueñas y la ultracongelación, en la Estación Tecnológica de la Carne en Guijuelo.

Además, el Instituto ha prestado novedosos y pioneros aplicativos y servicios telemáticos de interés directo para el sector agrario apoyándose en distintos medios: imágenes de satélite, servicios de posicionamiento de alta precisión, sistemas de información geográfica y diversos proyectos relacionados con la agrometeorología, edafología y la
modelización de cultivos. Pues bien, todos estos servicios de los que
nos sentimos especialmente orgullosos se han mantenido de forma
continua y sin incidentes durante la pandemia.

Igualmente, el equipo que apoya a los trabajos de la PAC ha estado
en pleno funcionamiento durante el estado de alarma, continuando
sus tareas de forma normal. Este año se ha comenzado con los
trabajos de mantenimiento del SIGPAC que conlleva el estudio y
tramitación de alegaciones de los solicitantes de ayudas PAC y otras
actuaciones necesarias para la declaración en la campaña de
solicitud única. Se han atendido ya el 50% de las alegaciones en los
recintos de las solicitudes presentadas hasta el momento.

PCR

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León también se ha incorporado con su personal y equipos a realizar pruebas analíticas PCR de detección del virus COVID-19.

Esta actividad se sustenta en el Convenio firmado entre el ITACYL, la Gerencia Regional de Salud, la Universidad de Valladolid, la Universidad de Burgos y el CSIC para colaborar en la realización de pruebas diagnósticas de PCR COVID-19. La colaboración abarca tanto el asesoramiento tecnológico y microbiológico especializado, como la ejecución de las propias analíticas PCR para la población.

El Instituto ha realizado asimismo importantes actuaciones en el campo de la calidad y promoción alimentaria durante esta pandemia, sobre todo en aquellos sectores más afectados "Hostelería, Restauración, y Catering (el denominado canal HORECA).

Contador