El oso rescatado en Palacios (León) se encuentra grave con sospecha de lesión medular

El oso rescatado en Palacios (León) se encuentra grave con sospecha de lesión medular y permanece en observación
JCYL
Publicado 10/05/2019 17:59:20CET

   VALLADOLID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   El oso pardo rescatado en un arroyo en el término municipal de Palacios del Sil (León) se encuentra grave, hay fuerte sospecha de lesión medular y permanece en observación en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre dependiente de Cantabria, según han informado a Europa Press fuentes de la Junta de Castilla y León.

   El ejemplar, con una edad aproximada de 20 a 25 años y 170 kilos de peso, permanece hospitalizado y en los próximos días continuará en observación para valorar la evolución de su situación clínica y la próxima semana se le realizará una mielografía para confirmar el diagnóstico.

   En la madrugada del 6 al 7 de mayo ingresó en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre dependiente de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno Cantabria este oso pardo herido proveniente del municipio leonés de Palacios del Sil, donde se encontró semi-sumergido en un arroyo, incapaz de mover las patas traseras y presentando heridas diversas.

   El oso estaba alerta y con signos de estrés, vocalizaba y se desplazaba con las patas delanteras dentro del arroyo. El personal técnico de la Junta de Castilla y León procedió a su anestesia y captura y posteriormente fue trasladado sin incidencias hasta el Centro de Recuperación de la comunidad cántabra. Al llegar al centro, el oso fue hospitalizado en el recinto interior de la instalación de grandes mamíferos.

SIN MOVILIDAD POSTERIOR

   En la valoración clínica con el animal despierto se ha constatado que el oso es incapaz de mover las extremidades posteriores y que presenta pérdida total de sensibilidad en esta región corporal, además de tener diversas heridas profundas en las patas traseras, zona lumbar e inguinal. Es capaz de desplazarse con las patas delanteras y de mantenerse en posición esternal. La ingesta es ligera, aunque sí que bebe y no se sabe seguro si es capaz de contraer esfínteres.

   Durante el día 8 de mayo se anestesió al oso para realizar una exploración física en profundidad, limpieza y desinfección de heridas, extracción de sangre y radiografías. En la exploración física se observó que, por la dentición, se trata de un ejemplar de edad muy avanzada, de entre 20 y 25 años.

   En las extremidades posteriores y zona lumbar presenta heridas muy profundas e infectadas con apariencia de mordeduras hechas por otro mamífero de gran tamaño, presumiblemente otro oso adulto. Presenta otra herida profunda en el hocico que tiene la apariencia de ser más antigua por estar en otra fase de cicatrización.

   A nivel torácico existe una posible fractura a nivel de la vértebra T12, caudal a la apófisis articular. A nivel lumbar se observa una reducción del espacio intervertebral entre L3 y L4, sugestiva de enfermedad discal y una posible fractura a nivel de la zona dorsal de la vértebra L4.

   Se ha realizado igualmente un análisis neurológico confirmando la paraplejia, con reflejos medulares disminuidos o ausentes y sin sensibilidad cutánea en la región dorsolumbar. El examen neurológico es compatible con lesión focal o difusa en los últimos segmentos medulares.

Contador