Actualizado 09/11/2015 18:10 CET

Artur Mas sobre el veto de la CUP: para lograr un Estado catalán "no sobra nadie"

 El Presidente De La Generalitat, A. Mas, Y La Pta. Del Parlament C.Forcadell
EUROPA PRESS

   BARCELONA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Ve "prepotencia" de Rajoy con Catalunya pero ve margen para dialogar con el Estado

   BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS)

   El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, ha avisado a la CUP de que para culminar el proceso soberanista y fundar un Estado catalán no puede haber vetos: "Para conseguirlo hace falta todo el mundo. No sobra nadie. Lo repito: no sobra nadie".

   Lo ha dicho en el pleno de investidura en alusión velada a la CUP, grupo que no ha citado explícitamente y que ha manifestado en reiteradas ocasiones que no piensa dar sus votos para que Mas sea reelegido.

   Mas ha dicho que la nueva legislatura debe ser la de la transición de la autonomía catalana al Estado catalán: "Hay una mayoría en el Parlament, no para gestionar una autonomía, sino para construir un Estado".

   El principal escollo para empezar la legislatura es que la CUP no quiere dar sus votos para que Mas sea presidente; de ahí que en su discurso haya hecho esta apelación velada a los diputados de este grupo para que retiren su veto.

   El presidente catalán ha asegurado que las elecciones del 27S supusieron un punto de inflexión en el proceso soberanista: "Las cosas han cambiado. En Catalunya ya nadie puede parar la voluntad mayoritaria de un pueblo. Ninguna amenaza podrá frenar el anhelo de miles de personas".

CRÍTICAS A MARIANO RAJOY

   Mas ha criticado que el Gobierno de Mariano Rajoy niegue "por todos los medios la expresión de un pueblo altamente movilizado, ejemplo de civismo, de compromiso con el país y de anhelo de libertad".

   También ha lamentado que dé la espalda a la negociación y ha considerado altamente sintomático que, tras las elecciones catalanas, Rajoy se haya reunido con todos los representantes políticos menos con los de las instituciones catalanas, actitud que "roza el ridículo y está lejos del 'fair play' institucional".

   Además, ha afeado a Rajoy que la única respuesta al resultado de una consulta en la que participaron 2,3 millones de personas haya sido una querella, la "ultima expresión de la prepotencia, miopía política y orgullo imperial herido" del Gobierno central.

   Ha constatado que, como consecuencia de estas querellas, están imputados él mismo, la exvicepresidenta Joana Ortega y la consellera Irene Rigau: "Somos los tres primeros procesados pero me temo que no seremos los únicos a no ser que cambie la actitud del Gobierno".

   Para él, se trata de "tics y reflejos predemocráticos de quien quiere encarcelar a los que proponen votar".

EN CASTELLANO

   Ante este escenario, se ha dirigido en castellano a los ciudadanos del resto de España: "¿Quién quiere vivir en un Estado que persigue criminalmente a aquellos que ponen las urnas para conocer la voluntad de la gente, que trata a los demócratas como si fueran delincuentes, que utiliza las leyes y tribunales contra la democracia?".

   Ha reprochado a Rajoy haber abusado del TC intentando frenar el proceso participativo del 9N hace un año: "Cuando vio a más de dos millones de personas votando en una mezcla de orden nórdico y civismo mediterráneo, enloqueció y abrió la vía penal, una decisión que comportó la dimisión del fiscal general y el rechazo unánime de la junta de fiscales de Catalunya".

NO A LA DECLARACIÓN UNILATERAL

   El presidente catalán en funciones ha celebrado la aprobación este lunes por la mañana en el Parlament de la resolución soberanista de JxSí y la CUP, y ha recalcado que el texto "no dice que se prevea una declaración unilateral de independencia".

   Ha argumentado que el hecho de que las candidaturas soberanistas no llegaran al 50 por ciento de los votos el 27S "obliga a conducir el proceso teniendo en cuenta la realidad social", pero en ningún caso a renunciar a la independencia.

   Ve margen para "el diálogo y la negociación" con el Estado, pero ha criticado que hasta ahora el Gobierno central nunca se ha abierto a negociar nada que tenga que ver con el proceso soberanista.

   "Sigue con la dinámica de dinamitar puentes, del 'cuanto peor, mejor'. Utiliza cualquier dinámica catalana, ya sea grande o pequeña, como munición electoral; a veces, con carreras enloquecidas para ver quien la dice más gorda", ha lamentado.

   En la tribuna de invitados ha destacado la presencia de los expresidentes del Parlament Joan Rigol, Núria de Gispert y Ernest Benach; el exalcalde de Barcelona Xavier Trias, y la esposa del presidente en funciones, Helena Rakosnik.