24 de febrero de 2020
 
Actualizado 18/01/2012 20:46:06 CET

El Ayuntamiento invertirá 10 millones para desencallar la transformación de Can Batlló

El Tercer Teniente De Alcalde De Barcelona, A. Vives, Y El Concejal J. Martí
EUROPA PRESS

BARCELONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tercer teniente de alcalde de Barcelona y responsable de Hábitat Urbano, Antoni Vives, ha presentado este miércoles el acuerdo para desencallar la transformación urbanística del ámbito Can Batlló-Magòria, un espacio de 134.780 metros cuadrados en el distrito de Sants-Montjuïc, para el que destinará 10 millones de euros a recuperarlo para construir viviendas de protección oficial y equipamientos.

Según el acuerdo, el consistorio recuperará 5.159 metros cuadrados de techo residencial, en los que se edificarán entre 400 y 450 viviendas de protección oficial en la carretera de la Bordeta --que se comenzarán a construir entre otoño y el próximo invierno--, además de varios equipamientos, como el CAP Bordeta-Magòria, cuyas obras están licitadas por el Govern desde el 9 de enero.

Además, prevé la construcción de 1.000 viviendas a través de iniciativa privada, que tendrían de plazo para construirse hasta 2018, según Vives.

El convenio contempla también la expropiación de una finca de 16.382 metros cuadrados calificada de espacio libre en la avenida Verge de Montserrat, que, según Vives, es un punto clave para desarrollar el proyecto de las Portes de Collserola ya que daría acceso al parque de los Tres Turons.

Por otro lado, la nave central del antiguo recinto fabril continua con la previsión de acoger el museo de urbanismo del Estado, según ha explicado Vives, tras haber surgido la posibilidad de que también se haya planteado ubicarlo en la antigua fábrica de Can Ricart del Poblenou.

Los 10 millones que reserva el consistorio para el proyecto servirán para indemnizar a 20 vecinos afectados por la compra del techo residencial, una acción prevista dentro del Plan Empenta, por el que el Ayuntamiento pretende revitalizar 11 ámbitos urbanísticos parados por la crisis y generar suelo destinado a viviendas y equipamientos.

"El proyecto era una de las prioridades del Plan Empenta por la ubicación de Can Batlló, fundamental para el barrio, y porque su transformación generará riqueza y vida a la ciudad", ha asegurado Vives.

Para el responsable de Hábitat Urbano, este proyecto "marca jurisprudencia en el modo de negociar" con los propietarios de otros proyectos encallados en la ciudad.