La Cámara de Barcelona alerta de la falta de suelo logístico en el área metropolitana

Publicado 08/02/2019 12:12:27CET
- ZAL - Archivo

BARCELONA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Barcelona ha alertado este viernes del agotamiento de suelo logístico en el área metropolitana de Barcelona y sobre la "amenaza" que supone para acoger nuevos centros de distribución para Europa del sur.

Barcelona tiene "problemas" para dar respuesta a peticiones de grandes superficies de uso logístico, entre 50.000 y 100.000 metros cuadrados, que son el segmento de demanda de mayor valor añadido, según ha informado la institución comercial este viernes en un comunicado.

"A falta de nuevos desarrollos urbanísticos, como el que prevé impulsar Aena en torno del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, la dotación de terrenos logísticos grandes se ha agotado en la primera corona metropolitana", ha señalado la cámara barcelonesa.

Las grandes operaciones formalizadas en 2018 y 2019 "acentúan más la baja disponibilidad del suelo logístico en el área metropolitana de Barcelona".

La cámara pone de manifiesto que, por ejemplo, los nuevos proyectos en la zona de actividades logísticas del Puerto de Barcelona (ZAL Port), como los 61.000 metros cuadrados de Lidl y los 96.000 de Decathlon, agotarán todo el suelo disponible en la zona.

Esto deriva en un desplazamiento de los nuevos proyectos hacia la segunda y tercera corona metropolitana, pese a que incorporar un nuevo suelo en el mercado "es laborioso porque la gestión urbanística a nivel municipal es compleja".

COORDINACIÓN

Por ello y ante el buen posicionamiento de Barcelona para atraer almacenes logísticos centrales de grandes grupos de distribución para la Europa del sur, la cámara cree que es necesario dotarse de una oferta de suelo coordinada y organizada.

Cree que la oferta debe permitir ofrecer soluciones globales y proyectos llave en mano en un tiempo razonable, además de contar con una rentabilidad adecuada para atraer la inversión extranjera.

La institución camaral cree necesario ubicar los nuevos proyectos logísticos cerca de grandes centros de consumo, con una medida razonable y con la posibilidad de conectar con transportes alternativos en la carretera.

El objetivo debería ser disponer de una oferta de suelo adecuada para dar respuesta a la demanda latente o, incluso, para ser capaz de generarla, concluye la cámara.