Actualizado 31/03/2020 9:22:36 +00:00 CET

Las cárceles catalanas estudiarán si los presos del 1-O pueden estar confinados en casa por el coronavirus

La consellera de Justicia de la Generalitat, Ester Capella
La consellera de Justicia de la Generalitat, Ester Capella - Pau Venteo - Europa Press - Archivo

Para tomar la decisión se valorará que el pronóstico de reincidencia sea de nivel bajo

BARCELONA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Justicia de la Generalitat, Ester Capella, ha explicado que las juntas de tratamiento de las cárceles catalanas estudiarán a partir de este martes si la situación de emergencia por el coronavirus permite que más presos pasen el confinamiento en su casa, entre ellos a los que se les aplica el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, y por tanto, también, los líderes del proceso soberanista encarcelados.

"El 69% de las personas en tercer grado ya están confinadas en su casa", ha explicado la titular de Justicia en una entrevista a Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, y ha asegurado que las juntas decidirán si los internos de segundo grado con el artículo 100.2 se pueden confinar en su casa.

Los nueve líderes independentistas condenados por el Tribunal Supremo por impulsar el 1-O obtuvieron antes de la pandemia de Covid-19 la flexibilización del segundo grado mediante el artículo 100.2, lo que les permitió ir a trabajar fuera de la prisión o ejercer labores de voluntariado durante la semana.

Capella ha explicado que, desde el inicio del brote, su departamento ha tomado decisiones para evitar aglomeraciones en los centros penitenciarios siguiendo las medidas de confinamiento, y ha destacado que en estos momentos son necesarios acuerdos "excepcionales".

PRONÓSTICO DE REINCIDENCIA BAJO

En un comunicado, la Conselleria de Justicia ha detallado que los criterios que se tendrán en cuenta para autorizar el confinamiento domiciliario son que el pronóstico de reincidencia del preso sea de nivel bajo y también que disponga de un domicilio.

Los centros penitenciarios revisarán los casos de la población reclusa desde este martes y a lo largo de la semana las prisiones celebrarán juntas de tratamiento extraordinarias para compartir las valoraciones y aprobar las medidas oportunas: "En caso de que se dé el supuesto, la medida quedará automáticamente revertida una vez acabe la emergencia sanitaria", agrega el comunicado.

La decisión de la junta va directamente hasta la mesa del juzgado de vigilancia penitenciaria, que informa a la Fiscalía para que se posicione, y después es el juzgado de vigilancia quien decide si ratifica o no la propuesta de la prisión; en caso de recurso, la última instancia es la audiencia de la demarcación.

El comunicado también apunta que el departamento de Justicia estudia confinar a los 100.2 en casa de acuerdo con el endurecimiento del confinamiento en todo el Estado y con el pronunciamiento reciente de las Naciones Unidas "en relación con la necesidad de reducir la población penitenciaria para evitar la propagación del virus en espacios comunes, cerrados y con acumulación de personas".

Asimismo, la Conselleria ha detallado que antes de la emergencia sanitaria, en el conjunto de centros, había 157 segundos grados con el artículo 100.2 y que con la llegada de la pandemia, la Generalitat ha progresado a 57 a un tercer grado, por lo que quedan 101 presos con segundo grado y 100.2.

También se han tomado otras decisiones "para proteger la salud de los internos y los funcionarios" como el aplazamiento del traslado de internos excepto por motivos de seguridad, las salidas programadas para hacer actividades culturales y deportivas en el exterior y los vis a vis.

CONFIRMARON QUE ESTARÍAN EN LA CÁRCEL

El 19 de marzo, después de que el Ministerio del Interior dictara un oficio que permitía estudiar de manera individualizada enviar a casa a los internos clasificados en tercer grado o con régimen de flexibilidad, la Conselleria aseguró que los nueve líderes independentistas iban a permanecer en la cárcel durante la pandemia.

Argumentaban que el Reglamento Penitenciario no permite aplicar a los presos clasificados en segundo grado, como es el caso de todos los internos por el 1-O, el artículo 86.4, que prevé permitir pasar las noches de toda la semana en casa.

El oficio del Ministerio del Interior que desarrollaba el decreto del estado de alarma para las prisiones contemplaba que cada centro penitenciario podía estudiar de manera individualizada si se podía aplicar el 86.4 a internos clasificados en tercer grado o con régimen de flexibilidad.

Esto había generado la interpretación de que los presos del proceso soberanista podían ser enviados a casa durante el periodo de confinamiento, aunque el departamento de Ester Capella aseguró en ese momento que seguirían confinados en la cárcel.

Lo más leído

  1. 1

    Doloroso último adiós a Humberto Janeiro con dos sonadas ausencias

  2. 2

    El PP suspende de militancia a los dos detenidos por torturar hasta la muerte a un gato en Manacor

  3. 3

    Transforman agua de mar en agua potable segura y limpia en menos de 30 minutos usando luz solar

  4. 4

    La Xunta plantea prohibir fumar al caminar por la calle o en terrazas si no hay distancia de seguridad

  5. 5

    Filtrado el oscuro título de Spider-Man 3