Actualizado 27/06/2018 13:29 CET

Margallo lamenta la baja inscripción en las primarias: "Hemos vivido en un espejismo"

El exministro y candidato a presidir el PP José Manuel García-Margallo
EUROPA PRESS


Rechaza la bilateralidad y cree que Torra desobedecerá "sin pisar una raya que lleve a la cárcel"

BARCELONA, 27 (EUROPA PRESS)

El exministro y candidato a presidir el PP, José Manuel García-Margallo, ha afirmado este miércoles que el partido ha "vivido en un espejismo durante algún tiempo", tras revelarse que, pese a manejarse durante años un censo de 800.000 afiliados, se han registrado para votar en las primarias un 7%-8%.

En declaraciones en Barcelona antes de un encuentro con militantes, ha dicho que el PP está "en shock" tras perder la moción de censura al Gobierno, y ha atribuido los problemas del proceso de primarias a la premura con que se ha convocado el congreso tras el anuncio de Mariano Rajoy de dejar el liderazgo del partido.

"España y nuestro partido están en unas circunstancias excepcionales", ha dicho, y ha señalado que la militancia puede no haberse sentido escuchada por la dirección, y que eso puede explicar la baja inscripción pese a ser la primera vez que se elige al presidente por primarias.

"Nos tiene que hacer reflexionar sobre la desafección de los afiliados al partido, que probablemente han sentido que el partido ya no era suyo y sus opiniones no eran tenidas en cuenta", según él.

Asimismo, ve como posibles causas de esta desafección los casos de corrupción que han salpicado al PP, la gestión del proceso soberanista catalán, la "lentitud" en atender las necesidades sociales derivadas de la crisis y el cambio social y político que afecta a los grandes partidos en toda Europa.

Ha aprovechado para pedir al comité organizador del congreso que modifique las normas para que los militantes puedan participar en las primarias "hasta el mismo día de la votación".

REFORMA CONSTITUCIONAL

Margallo, que dice ser el único candidato con programa, ha abogado por impulsar en esta legislatura con una ponencia que defina "los principios y el perímetro de la reforma" constitucional, que ve necesaria, y que las Cortes surgidas tras las próximas elecciones aborden el cambio de la Carta Magna.

"Esto hay que hacerlo en un año. Se puede hacer en un año y no podemos permitirnos dos años de recreo" con un gobierno del PSOE que cree incapaz de aprobar grandes medidas por su minoría en el Congreso, según él.

Esta reforma constitucional debería mejorar el funcionamiento de la Administración del Estado, conllevar regeneración democrática, garantizar el Estado del bienestar e incluir "un título entero en el que se fije la participación de las comunidades autónomas en el diseño y ejecución" de las políticas estatales.

Asimismo, ve imprescindible respetar "que hay dos realidades innegables: una identidad catalana propia y singular, y una realidad hispánica" de la que participa esta singularidad catalana, que se puede reforzar con una ley de lenguas y con la conversión el Senado en una auténtica cámara territorial.

Sin embargo, ha subrayado que "en ningún caso" la solución al encaje catalán debe pasar por la bilateralidad con el Estado, la cual ve como un sistema caduco e ineficaz.

Preguntado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha augurado que su estrategia pasará por "continuar la desobediencia permanente al orden constitucional sin pisar una raya que lleve a la cárcel" y que acompañará eso con la búsqueda de movilización en la calle.