El Metro instala desfibriladores en cuatro estaciones

Josep Brugada y Joaquim Forn mostrando el desfibrilador
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 30/08/2014 10:34:09 CET

BARCELONA, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

TMB y la Asociación Barcelona Salud (ABS) han instalado siete desfibriladores en cuatro estaciones de la L1 del Metro --Catalunya, La Sagrera, Universitat y Espanya.

   "Este convenio inicia el camino para que nuestra red de Metro sea la primera cardioprotegida de Europa", ha celebrado en rueda de prensa el presidente de TMB y primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, que ha destacado que el objetivo es instalar aparatos en todas las estaciones.

   Los desfibriladores se han instalado en los andenes de las estaciones --por las que diariamente pasan 280.000 personas-- junto al interfono: para accionarlos, el usuario debe pulsar el botón SOS del interfono y seguir las instrucciones.

   Forn ha destacado que se trata de "aparatos sencillos que cualquier viajero del Metro puede utilizar" sin necesidad de conocimientos sanitarios, ya que el usuario sólo debe seguir las instrucciones que el desfibrilador le da en una grabación de voz.

CAUSA DE MORTALIDAD

   El presidente de la ABS, Josep Brugada, ha celebrado que "los desfibriladores empiecen a formar parte del mobiliario urbano", ya que la primera causa de mortalidad en Catalunya son las enfermedades cardiovasculares, según ha recordado.

   Ha aseverado que "la muerte súbita es un tema de salud pública" que puede afectar a cualquier persona en cualquier momento y circunstancia, que puede superarse usando un desfibrilador pero que es fatal si no se aplica la descarga.

   Brugada ha destacado que la celebración en Barcelona del Congreso Europeo de Cardiología --que tendrá lugar desde este sábado hasta el próximo miércoles-- facilitará que profesionales de otros países se interesen por el proyecto y lo exporten a sus ciudades.

   La iniciativa, patrocinada por Fiatc Seguros y Philips, se enmarca en el programa 'Barcelona, ciudad cardioprotegida', que pretende que las más de mil farmacias de la capital catalana dispongan de desfibriladores en 2016.