Actualizado 03/02/2010 12:24:33 +00:00 CET

El Mnac incorpora a su colección el cuadro 'Carmen Bastián', de Marià Fortuny

BARCELONA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Museu Nacional d'Art de Catalunya (Mnac) incorpora desde hoy a su colección permanente la pintura de Marià Fortuny i Marsal 'Carmen Bastián', que el artista pintó en Granada en los primeros años de la década de 1870 y que el museo ha adquirido en la galería Oriol de Barcelona por 300.000 euros.

El óleo presenta a la gitana Carmen Bastián recostada sobre un diván, y destaca por el trazo suelto y el protagonismo de la luz. En este sentido es una pintura atípica en la trayectoria del artista, al tratarse de un retrato de "indudable contenido erótico", según explicó hoy la conservadora Cristina Mendoza.

Fortuny pintó esta obra en Granada, durante los que fueron, según recoge su epistolario, "los años más felices de su vida". La obra, inacabada y sin firmar, podría ser un divertimento del artista, puesto que no responde a ningún encargo, y representa, para Mendoza, "lo opuesto a la pintura minuciosa que tanta fama le dio".

Respecto a la leyenda que esconde el cuadro, la conservadora mencionó un artículo firmado por José Castro en la 'Ilustración Española y Americana' (1875), en el que, poco después de la muerte del pintor, narra de forma literaria la vida de la gitana granadina que hace de modelo en este retrato, aunque los hechos no han podido ser contrastados.

Según el autor, Bastián y Fortuny se conocieron en Granada cuando ella tenía 15 años. La gitana enseguida empezó a frecuentar el taller del artista, para quien hacía de modelo, y se convirtió en protegida de la familia del pintor. Tras la muerte de Fortuny, Carmen se trasladó a Madrid, y se enamoró de otro artista. Fue agredida por su hermano para vengar el honor familiar, y abandonada por todos, se suicidó.

A la muerte de Fortuny, la obra se encontró en su taller, por lo que lleva el sello de la testamentaría en el ángulo inferior derecho. Después permaneció durante mucho tiempo en manos de la familia política del pintor, hasta que se vendió a finales de la década de 1980.

A pesar de todo, el cuadro fue totalmente desconocido hasta 1989, cuando se expuso en Barcelona en una muestra dedicada al artista. Después estuvo en la exposición retrospectiva 'Fortuny', celebrada en el Mnac en 2003. A partir de la semana que viene quedará expuesto de forma permanente.

Fortuny (Reus, 1838-Roma, 1874) incrementa así su presencia en el Mnac, que atesora la colección de obras de este artista más importante del mundo. La componen 2.170 dibujos, 170 gravados,y 26 pinturas, de las cuales están expuestas la mitad.