Actualizado 07/01/2007 13:41 CET

Una página web recuerda la cárcel de Les Corts de Barcelona que acogió a centenares de mujeres represaliadas por Franco

BARCELONA, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un portal de Internet recuerda la historia de la antigua prisión de mujeres de Les Corts de Barcelona, que se encontraba donde ahora hay los grandes almacenes de El Corte de Inglés de la avenida de la Diagonal, y que acogió a centenares de mujeres represaliadas por el franquismo.

La página web (www.presodelescorts.org), elaborada por la Asociación Cultura Memoria, rescata del olvido la historia del cárcel, que se instauró como tal en 1936 por el Comité de Prisiones de la Generalitat republicana, después de que la FAI incautara el antiguo edificio del Asilo del Buen Consejo.

Durante la época republicana, la máxima afluencia de presas se produjo tras los hechos de mayo de 1937, en el que entraron numerosas presas del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) y de la CNT (Confederación Nacional del Trabajo), que convivieron con las de ideología de derechas.

De todos modos, la penuria aumentó en la época franquista. Entre el 29 de enero de 1939 y finales de 1955, Les Corts funcionó como prisión provincial de mujeres y por ella pasaron miles de reclusas, vigiladas por órdenes religiosas: primero Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y, posteriormente, por las Mercedarias.

Finalmente, la prisión de Les Corts se desalojó y el nuevo destino penitenciario para las mujeres de Barcelona paso a ser la actual cárcel de la Trinitat. Sin embargo, el cierre de Les Corts no se hizo efectivo hasta 1983 y, posteriormente, en el solar se levantaron los actuales almacenes.

La web incluye una sección en las que ocho mujeres que pasaron por la cárcel de Les Corts durante la época franquista rememoran su vida en el centro penitenciario. La única que no vivió directamente como presa fue Enriqueta Borrás Mateu (Barcelona, 1934), aunque visitó regularmente esta cárcel durante ocho años para ver a su madre.

Una de las voces que protagonizan este apartado es Soledad Real, miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas y que tenía 24 años cuando ingresó en Les Corts, junto a siete compañeras más. "Recuerdo que el patio era grande y en un rincón estaba toda la basura, hasta que venían a recogerla", explica Real.

UNA DUCHA CADA OCHO O QUINCE DÍAS.

"El rancho era muy malo, sólo ponían las mondas de las habas, berzas, alguna patata y lenteja", y, además, había "muy poca higiene", ya que "no teníamos ni agua". "Para ducharnos teníamos que pedir cola, nos tocaba cada ocho, quince o más días, y cuando estábamos en la ducha con el jabón nos quitaban el agua", señala.

"Cuando nos dimos cuenta dónde nos habíamos metido, fue desesperante: los piojos, las chinches, la suciedad... Era algo que no se puede creer si no se ve", asegura.

DIEZ FUSILADAS EN EL CAMP DE LA BOTA.

La web recoge documentos, que se encuentran en Fondo del Centro Penitenciario de Mujeres de Barcelona del Archivo Nacional de Catalunya, como los libros de altas y bajas del centro penitenciario, que han permitido identificar a las diez presas de Les Corts que fueron fusiladas en el Camp de la Bota entre 1939 y 1940.

El portal también recoge las numerosas fotografías que aparecieron en las publicaciones oficiales de la época franquista, en el que se muestran a presas sonrientes, recibiendo la visita de sus hijos, posando en el patio del centro o asistiendo a la celebración de una misa.