Actualizado 13/04/2012 22:17 CET

Un preso de Lledoners lleva 41 días de huelga de hambre contra los malos tratos en la cárcel

BARCELONA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un preso de la cárcel de Lledoners lleva 41 días de huelga de hambre en protesta contra los malos tratos de funcionarios respecto a internos que supuestamente se producen en algunas cárceles catalanas, especialmente en los departamentos especiales de régimen cerrado.

El preso Antonio López Cabrera inició la huelga de hambre el 28 de febrero para "denunciar ante la sociedad que las situaciones de malos tratos se siguen dando en las prisiones catalanas", por lo que a través de un manifiesto solicita que cesen la represalias y las coacciones para los que deciden interponer denuncias, según fuentes judiciales.

Fuentes de la Conselleria de Justicia han confirmado a Europa Press la acción llevada a cabo por este interno, que ingiere líquidos y a quien se está haciendo un seguimiento para controlar su salud.

Por el momento, existen dos denuncias por malos tratos, aunque una ha sido archivada por el por el Juzgado de Instrucción 1 de Manresa (Barcelona), sin que se haya prestado declaración a la víctima de la agresión, explican las mismas fuentes, que han criticado que sólo se haya escuchado a los funcionarios y a la dirección del centro penitenciario.

Según el abogado del preso, "es una clara vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva, el cual no se daría si los acusados de haber cometido un delito, no fueran funcionarios de prisiones".

Se trata, precisamente, de otro interno que también estaba haciendo huelga de hambre y que en su denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, relataba: "Se me obligaba a entrar al comedor con el resto de compañeros en las horas de comida. La tortura psicológica que se me venía ejerciendo con esta obligación era un trato inhumano y denigrante".

Tras su negativa a ir al comedor, le trasladaron a una celda de aislamiento donde, según él, donde sufrió agresiones físicas.

En el auto, el juez afirma que "no resulta suficientemente acreditada la comisión de la infracción penal" porque no se puede considerar la obligación de asistir al comedor penitenciario como un maltrato o acto contra la integridad moral.

El segundo de los casos enjuiciados se está investigando en el Juzgado de Instrucción 5 de Manresa y se trata de un presunto mal trato hacia un preso enfermo que le generó "lesiones de gran importancia".

A las 11.30 hora de este sábado está convocada una manifestación en el exterior de la cárcel de Lledoners en apoyo a la huelga d hambre y, a las 17.00 horas tendrá lugar una charla informativa sobre esta temática en la plaza Gispert de Manresa.