La Setmana del Llibre reclama a Hacienda más de 150.000 euros retenidos de IVA cultural

Montse Ayats y Joan Sala
EUROPA PRESS
Publicado 07/09/2018 15:16:52CET

Empieza la 36 edición con el doble de expositores respecto a hace cinco años

BARCELONA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Setmana del Llibre en Català ha reclamado este viernes al Ministerio de Hacienda entre 150.000 y 160.000 euros en concepto del IVA cultural no devuelto de las ediciones de 2015, 2016 y 2017 por las subvenciones públicas recibidas, ha dicho el presidente del comité organizador, Joan Sala, en rueda de prensa.

Al finalizar la presentación de las novedades de la 36 edición, que empieza este viernes con el doble de expositores respecto a hace cinco años, Sala ha hecho público por primera vez el malestar de los organizadores por dicha reclamación, que han llevado en silencio desde 2015: "Porque estábamos convencidos que estamos cargados de razón".

"Lo hemos llevado con mucha discreción", ha observado Sala, que ha explicado que conceptualmente su caso es el mismo que han sufrido el Festival Temporada Alta, el Teatre Lliure, el CCCB y el Macba, entre otros equipamientos culturales.

No obstante, a diferencia de estos espacios, en el caso de La Setmana el Ministerio se niega a retornar el dinero en concepto de IVA que la organización ha pagado a la Agencia Tributaria tras presentar el documento de declaración de ingresos y gastos.

Los abogados del salón catalán han rebatido a Hacienda que en su caso no pueden retornar el IVA recaudado en concepto de venta de entradas, porque el acceso a La Setmana es gratuito, y también han rebatido que el precio de los libros vendidos está tasado, por lo que no pueden modificar su coste de venta.

Al llegar a esta situación, hace un mes que los técnicos de Hacienda han modificado su argumentario y ahora aducen que "La Setmana del Llibre no puede ser receptora de la devolución del IVA", con lo que puede pagarlo pero no recibirlo, como ha venido haciendo durante todos los años anteriores, ha explicado la presidenta de Editors.cat, Montse Ayats.

COMPROMETE EL FUTURO

Según Sala, "el IVA es una parte importante del presupuesto de La Setmana", que cuenta con un montante de 490.000 euros, de los cuales la mitad surgen de administraciones públicas, y la otra mitad de expositores y patrocinadores privados.

El presidente del comité organizador ha lamentado que la reclamación "puede comprometer la viabilidad del año que viene", y ha anunciado su intención de abordar la cuestión con representantes del Gobierno central.

CRECERÁ UN 25% EN EXPOSITORES

La Setmana del Llibre en Català crecerá un 25,2% en expositores, hasta alcanzar los 210 estands repartidos entre 184 editoriales, para convertirse en la "edición más grande de su historia", así como la más diversa, ha detallado Sala.

La Setmana, que transcurrirá hasta el 16 de septiembre en la avenida de la Catedral de Barcelona, ha proyectado un cambio sustancial que permite crecer en expositores, teniendo en cuenta que, como novedad, un libro concreto solo se podrá encontrar en un estand, y ya no se podrá hallar en varios.

A diferencia de otras ediciones, los organizadores obligarán a los libreros a cumplir la cláusula que les obliga a vender libros de las editoriales vinculadas a su establecimiento, lo que hará ganar más espacio y pluralidad de los fondos a descubrir.

Otra de las novedades de esta edición, que contará con 265 actividades --45 dirigidas al público familiar--, es la presentación de 500 cabeceras y 250 lanzamientos editoriales de septiembre, convirtiendo en residuales las presentaciones de libros de Sant Jordi que todavía tienen recorrido.

Sala y Ayats han destacado la importancia de La Setmana "más allá de los diez días" que dura, y la ha considerado un importante dinamizador de las ventas del libro en catalán en el tercer cuatrimestre del año.

Ha destacado también el "experimento" de este año de abrir hasta la madrugada la noche del viernes 14 de septiembre, en la que ha bautizado la Noche de los autores con lecturas teatralizadas, y ha subrayado que este domingo tendrá lugar una mesa redonda por la libertad de expresión.