Publicado 16/01/2021 12:35CET

Solé, sobre el 14F: "Si tuviéramos el voto electrónico no estaríamos hablando de aplazamiento"

El conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Bernat Solé.
El conseller de Acción Exterior de la Generalitat, Bernat Solé. - GOVERN

BARCELONA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Bernat Solé, ha considerado que el voto telemático hubiera garantizado la celebración de las elecciones catalanas, pospuestas para el 30 de mayo por la pandemia del coronavirus: "Si tuviéramos el voto electrónico no estaríamos hablando de un aplazamiento".

En una entrevista en Rac1 recogida este sábado por Europa Press, ha achacado el aplazamiento al "encorsetamiento legislativo" que sufre, según él, el Govern, y que le impide incorporar medidas para celebrar las elecciones con más garantías.

Por otro lado, ha asegurado que se está estudiando la posibilidad de que se puedan presentar nuevas candidaturas, y que aquellas que ya habían conseguido los avales suficientes para presentarse a las del 14 de febrero no tengan que volver a recogerlos.

Sobre la posibilidad de vacunar a los miembros de las mesas electorales, ha afirmado que es una cuestión que se está considerando pero que, en cualquier caso, es una decisión que le corresponde a la Conselleria de Salud.

Sobre la posibilidad de que el PSC presente un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) por su disconformidad sobre el aplazamiento, Solé ha emplazado a los socialistas a reflexionar sobre si "tiene que ser un tribunal el que acabe determinando si los ciudadanos pueden votar o no".

PSC Y CONTROL PARLAMENTARIO

En ese sentido, ha acusado ministro de Sanidad, Salvador Illa, que concurría a las elecciones como cabeza de lista del PSC, de alertar de que los datos epidemiológicos son poco favorables a la vez que se mostraba dispuesto a mantener los comicios, según Solé.

El conseller ha informado que desde este viernes se está trabajando para establecer un sistema de control parlamentario hasta que no se celebren los próximos comicios para garantizar comparecencias "de forma regular" por parte del Govern y reuniones más frecuentes de la Diputación Permanente, ya sea a petición de los grupos parlamentarios o por iniciativa propia.