Vall d'Hebron tratará con una terapia celular pionera contra el cáncer a 200 pacientes al año

Publicado 25/06/2019 13:55:52CET
V.Martínez, A.Vila Casas y F.Bosch en una habitación de la nueva unidad
V.Martínez, A.Vila Casas y F.Bosch en una habitación de la nueva unidadEUROPA PRESS

La terapia Car-T modifica células inmunitarias del paciente contra linfomas resistentes

BARCELONA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona tratará a hasta 200 pacientes al año con una técnica pionera que modifica células del sistema inmunitario del paciente para que combatan linfomas resistentes y leucemias linfoblásticas --conocida como Car-T--, gracias a una unidad inaugurada este martes que es la única del Estado dedicada exclusivamente a terapias celulares avanzadas contra el cáncer.

Lo ha explicado en declaraciones a los medios el jefe del Servicio de Hematología del centro, Francesc Bosch, que ha detallado que la unidad, que se ha construido con apoyo de la Fundació Vila Casas, cuenta con 12 camas, en las que los pacientes están unas dos semanas, y que también realizará ensayos clínicos.

El Vall d'Hebron es uno de los ocho centros acreditados por el Ministerio de Sanidad para usar Car-T --tres están en Catalunya-, un concepto nuevo de fármaco que modifica los linfocitos T del paciente y que prevén que pueda extenderse a otros tumores, como el mieloma múltiple y los tumores sólidos.

Bosch ha explicado que aunque el Car-T está aprobada para linfomas resistentes y leucemias agudas, también tratarán a otros enfermos con ensayos clínicos, y que se trata de una terapia que se inició hace tres años y por el momento el 40% de los pacientes no tienen recaídas a los dos años: "Pensamos que pueden estar curados", ha dicho.

Ha subrayado que son enfermos que no tenían ninguna otra opción de tratamiento, y que la tendencia actual es la de "probar los car-T hacia fases más iniciales para evitar la toxicidad de la quimioterapia", y ha apuntado que en el Estado hay unos 500 pacientes con las enfermedades que tratarán, por lo que el Vall d'Hebron asumirá una gran parte.

La terapia consiste en extraer del paciente los linfocitos --células de defensa inmunitaria que están en la sangre-- a través de un proceso llamado limfoaéresis, y se envían a un laboratorio, donde se les introduce el receptor de antígeno quimérico T con una terapia génica, lo que las modifica y las hace capaces de combatir las células cancerígenas.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Ha abierto la inauguración institucional el gerente del hospital recientemente cesado, Vicenç Martínez, y en el acto, el jefe del Servicio de Oncología del centro, Josep Tabernero, ha agradecido a la gerencia su visión para favorecer la colaboración público-privada.

"Esto es importantísimo", ha dicho en apoyo a las donaciones privadas, y ha destacado que el área de oncohematología del centro está muy bien situada a nivel europeo, lo que le permite hacer grandes proyectos de investigación.

El presidente de la Fundació Vila Casas --que ha costeado la mitad de las obras, con cerca de 1 millón de euros--, Antoni Vila Casas, ha explicado que tuvo un linfoma hace 15 años y solo le daban dos años de vida, pero que lo trató Bosch en el Vall d'Hebron y lo ha superado, y ha relatado que de su relación con el médico salió su colaboración para esta unidad.

"Ya les he dicho a los pintores que ahora no toca comprar cuadros y que toca ayudar a la sanidad pública", ha dicho Vila Casas, lanzando un agradecimiento al equipo médico del centro y al gerente, y ha elogiado el hospital.

Contador

Para leer más