Actualizado 23/02/2015 20:39 CET

Unas 200 personas exigen a políticos, jueces y policías más efectividad en la lucha contra la inseguridad en Ceuta

CEUTA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Unas 200 personas han secundado este lunes por la tarde en Ceuta una manifestación convocada por familiares de las seis personas que fueron asesinadas el año pasado en la ciudad autónoma, movilización que ha recorrido la ciudad desde la periferia hasta la sede de la Delegación del Gobierno, donde se ha exigido a políticos, jueces y Fuerzas de Seguridad "rapidez y efectividad" en la lucha contra la inseguridad ciudadana y el crimen organizado.

Tras una gran pancarta con el lema 'Lo único que quiero que muera en mi ciudad es el miedo y la inseguridad', decenas de ceutíes, sobre todo mujeres y niños con imágenes de alguno de los tiroteados, han acompañado la marcha con fotografías de los fallecidos en actos violento aparentemente ligados, según el caso, a la delincuencia común o a la lucha entre bandas dedicadas al narcotráfico.

La manifestación, a la que se han sumado el líder de la oposición en la Asamblea de Ceuta, Mohamed Ali (Caballas), y el secretario general del PSOE Regional, José Antonio Carracao, entre otros políticos de la oposición, ha hecho escala también ante la sede del Gobierno autonómico.

El carpintero Mohamed Nayim Mohamed ha tomado la palabra ante los periodistas en el centro de la ciudad para denunciar que lleva "tres años", desde que fue tiroteado por primera vez en su negocio, "pidiendo justicia sin que ni siquiera se me haya llamado a declarar" y ha denunciado la existencia de una "corrupción" policial que impide arrestar a quienes "tienen atemorizada a esta ciudad".

Los manifestantes también han coreado consignas contra la "compra" de testigos falsos en los procesos judiciales y contra los "corruptos", han pedido la "dimisión" del delegado del Gobierno y han denunciando que "no hay peor condena que los perros sin cadena", en referencia a los autores de los tiroteos.

La sobrina de la última víctima mortal violenta en Ceuta, Mohamed Aziz 'Caniche', que apareció tiroteado y calcinado a mediados de diciembre en una zona boscosa de la ciudad, ha leído al final de la movilización una carta pública en la que ha llamado a los ceutíes a combatir "juntos" la inseguridad ciudadana.

"Todos tenemos derecho a vivir en paz y a no tener miedo, a desarrollar nuestros sueños y esperanzas en esta ciudad en la que los asesinos piensan que con el ruido de la balas pueden imponer el silencio", ha destacado la joven, que ha pedido a las Fuerzas de Seguridad que "protejan a la gente de bien"; a los partidos políticos, "que luchen contra la violencia y el terrorismo"; y a los jueces que sean "rápidos y efectivos" en su labor para que "ni un asesino salga de prisión".

Durante el año pasado perdieron la vida en Ceuta medida docena de personas en actos violentos. El joven Munir E. fue tiroteado a medianoche, por error según las investigaciones policiales, en la barriada del Príncipe Alfonso.

Otro vecino de la barriada, Mohamed Ennakra, fue abatido en el interior de un vehículo. Sufian A.C. fue asesinado en el establecimiento que regentaba en otra barriada de la periferia y Mohamez A. apareció calcinado con heridas de bala en el interior de un coche blindado. Un ciudadano marroquí, Said A., fue apuñalado en las inmediaciones de la frontera y Juan D., apaleado en el interior de su peluquería en el centro.