Actualizado 24/09/2012 23:33 CET

Interceptada en la frontera de Melilla una persona camuflada directamente como asiento del coche en el que viajaba

Imagen de la persona camuflada como asiento.
GC/EUROPA PRESS

MELILLA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Melilla ha localizado en la frontera con Marruecos a un inmigrante cuyo cuerpo hacía las veces de asiento del vehículo. Esta es la primera vez que se descubre a un indocumentado que se oculta en un doble fondo del asiento haciendo de "silla" del conductor para intentar evitar el control policial.

Según ha informado un portavoz de la 2006 Comandancia, los hechos se han producido en la Aduana de Beni-Enzar, al proceder los guardias civiles de servicio en el lugar a la inspección de un turismo de la marca Renault, modelo 7, de color azul y matrícula marroquí, que en esos momentos pretendía acceder a la ciudad ocupado a primera vista únicamente por dos personas ubicadas ambos en los asientos delanteros.

Sin embargo, al iniciar el reconocimiento, un detalle de interés policial en el asiento delantero del ocupante, sobre el que se asentaba una persona, alertó e infundió sospechas de alguna manipulación al guardia civil que procedía al registro, lo que determinó un examen más exhaustivo.

"El agente comprobó con sorpresa y al simple tacto una vez apeado su ocupante, que el asiento, en apariencia externa normal, tan solo disponía de la funda, ya que bajo su armazón, tanto del propio asiento como su respaldo, se palpaba lo que podría ser una persona allí oculta" ha explicado el portavoz policial.

La citada fuente ha subrayado que "de esta forma y por este procedimiento tan novedoso y singular, las mafias que trafican sin escrúpulos con seres humanos pensaban introducir a esta persona en la ciudad, constituyendo su cuerpo el propio asiento de uno de los detenidos, para que a simple vista denotase normalidad y que no se apreciase la manipulación realizada".

La persona allí localizada, una vez quitada lo que constituía la funda del asiento, fue auxiliada a salir, apreciando que es de origen subsahariano, indocumentado, de unos veinte años de edad, que dice proceder de Guinea Conakry. Ha sido puesto a disposición judicial en calidad de testigo y posteriormente entregado al Cuerpo Nacional de Policía a efectos de la aplicación de la vigente Ley de Extranjería.

Los ocupantes del vehículo, conductor y acompañante, son ambos de nacionalidad marroquí, atienden a las iniciales N.B. y H E F, de 23 y 21 años de edad, que han sido puestos a disposición judicial como supuestos autores de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, conocido en el ámbito coloquial como "tráfico de inmigrantes o de personas", cuyo titular decretó su ingreso en prisión.