Sanidad anima a la población de riesgo en Melilla a vacunarse contra la gripe dada su reducida tasa de vacunación

Actualizado 04/11/2018 22:43:30 CET

MELILLA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Sanidad ha animado a la población de riesgo a vacunarse contra la gripe, dado que Melilla se sitúa con una tasa de vacunación de entre el 35 y el 37 por ciento, lejos de la media nacional, que está en el 55 por ciento, y del objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que se llegue al 75 por ciento de la población mayor de 65 años.

A través de su Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa), se ha animado a todas aquellas personas incluidas en los grupos en que esté indicada la vacunación, "especialmente a las mayores de 65 años", para que acudan a su centro de salud para vacunarse frente a esta enfermedad que "en estas edades tiene unas connotaciones de cierta gravedad".

La Dirección Territorial del Ingesa ha recordado que toda la población mayor de seis meses que lo desee puede vacunarse contra la gripe porque "no hay impedimento" para ello. Sin embargo, ha subrayado que los sectores poblacionales que deben vacunarse todos los años son los niños de seis meses de edad hasta los 18 años que tengan patologías crónicas, como cardiopatías, problemas respiratorios, insuficiencias renales o inmunosupresión.

También los mayores de 65 años aunque no tengan una enfermedad crónica, "porque una persona de esa edad su sistema inmunológico desciende bastante y está más expuesta a tener la gripe u otra enfermedad".

Igualmente, deben vacunarse las mujeres embarazadas sin importar la edad ni el tiempo de gestación en que esté. "La gripe en una mujer embarazada puedes tener peores consecuencias que en una persona normal" ha advertido.

TAMBIÉN EL PERSONAL SANITARIO

En el inicio de la campaña anual de vacunación antigripal, el Ingesa recuerda a los profesionales sanitarios que su papel ejemplificador es crucial para conseguir un aumento de la cobertura de la vacunación antigripal, que en Melilla se sitúa entre el 35 y el 37 por ciento, lejos de la media nacional que se sitúa en el 55 por ciento, y del objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que se llegue al 75 por ciento de la población mayor de 65 años.

Señala la institución sanitaria que las personas que están en contacto con pacientes deben tener en cuenta que la gripe ya es transmisible durante el periodo de incubación.

En concreto, 48 horas antes de que aparezcan sus síntomas en una persona, ésta ya puede ser foco de transmisión, y esta posibilidad se extiende hasta cinco o seis días después de que desaparezcan los síntomas.

Por ello, el Ingesa ha pedido especial precaución a los profesionales que tienen contacto con pacientes crónicos y que tienen riesgo al coger la gripe; por ejemplo, centros sanitarios, centros de mayores, residencias de la tercera edad o cuidadores de enfermos crónicos, así como, ha concluido, también es extensible esta recomendación a los profesionales de las fuerzas de seguridad y bomberos.