Actualizado 01/12/2022 08:41

Ana Boyer 'olvida' a Íñigo Onieva: "Ya ha pasado, estamos pensando en lo siguiente, no en lo anterior"

Ana Boyer, en la fiesta de Moët&Chandon Efervescence
Ana Boyer, en la fiesta de Moët&Chandon Efervescence - EUROPA PRESS

   MADRID, 1 Dic. (CHANCE) -

 Despliegue de celebrities en la espectacular fiesta que Moët & Chandon Effervescence ha organizado en el madrileño Palacio de Cibeles para brindar, por adelantado, por la Navidad y el inicio de 2023. Una de las más admiradas de la noche, Ana Boyer, que siguiendo la estela de su madre, Isabel Preysler, apostó por el negro para triunfar con un espectacular vestido de terciopelo que reunía todas las tendencias más top del momento; cut out, asimétrico y con una abertura lateral en la falda dejando a la vista su pierna.

   Pero además de por su elegancia, la hermana de Tamara Falcó ha destacado por su amabilidad y nos ha contado las ganas que tiene de que llegue la Navidad, más especial todavía si cabe desde que se casó con Fernando Verdasco y nacieron sus dos hijos, Miguel y Mateo, de 3 y casi 2 años - los cumplirá este 21 de diciembre - respectivamente. "La Navidad me ha encantado siempre desde pequeña, y ahora con niños pequeños se vive aún más… al final lo asociábamos con una reunión… y con los pequeños se ve distinto, los regalos…" reconoce ilusionada.

  Todavía sin nada cerrado a falta de tres semanas para una de las noches más entrañables del año, Ana cree que este año pasarán estas fechas en Madrid en la casa familiar de Isabel Preysler con su madre, Mario Vargas Llosa y su hermana Tamara, pero apunta a que finalmente podría no ser así "porque mi familia cambia de planes en el último momento" y no descartan viajar a Estados Unidos para celebrar la Navidad con Chabeli y Enrique Iglesias, como el año pasado.

Ana Boyer

  A pesar de que ha sido un año marcado por la ruptura de la marquesa de Griñón e Íñigo Onieva - después de anunciar su compromiso matrimonial por una infidelidad del empresario - Ana hace un buen balance de 2022 y, aunque reconoce que "ha habido de todo", confiesa que "yo no me puedo quejar". "He tenido un momentos de tiempo con mi familia y mis hijos, es un privilegio, la experiencia de poder estar con ellos y que tienen salud, más no se puede pedir" asegura sonriente.

  Precisamente ha sido al preguntarle por Tamara cuando la benjamina de Isabel Preysler ha dejado claro que Íñigo es ya un capítulo cerrado en su vida y ahora toca pasar página: "Ya ha pasado, estamos ya intentando volver a la normalidad, pensar en lo siguiente y no en lo anterior".

   Y mientras la marquesa de Griñón se acostumbra a la soltería, Julio José Iglesias vive uno de los momentos más felices de su vida junto a su novia desde hace cinco meses, Viviane Domenico. Centro de las críticas por presentar a su pareja disfrazada de fantasma en un evento publicitario, Ana le ha quitado hierro al asunto y, explicando que "era parte del show que ellos tenían montado", se ha sorprendido con que la gente se lo tomase "mal" porque ni su hermano ni su nueva 'cuñada' lo hicieron "con mala intención o para ofender".

   Por último, imposible no aprovechar la oportunidad de preguntar a la socialité si a Fernando y ella les gustaría ampliar la familia; "De momento no pero en un futuro sí me gustaría" desvela con una sonrisa, admitiendo que aunque le haría una especial ilusión que su tercer hijo fuese una niña, "tengo ganas de lo que sea porque eso no se escoge". ¡Dale al play y no te pierdas sus declaraciones!

Cargando el vídeo....