Las galaxias de radio gigantes se agrandan en la distancia

Actualizado 25/10/2019 17:54:56 CET
Identifican envolturas de gas con parecido a una atmósfera alrededor de galaxias
Identifican envolturas de gas con parecido a una atmósfera alrededor de galaxias - CC0 PUBLIC DOMAIN - Archivo

   MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La lógica sugiere que los objetos grandes parecen más pequeños a medida que se alejan de nosotros, pero esta ley fundamental de la física clásica se invierte cuando observamos el universo distante.

   Astrofísicos de la Universidad de Kent simularon el desarrollo de los objetos más grandes del universo para ayudar a explicar cómo se formaron las galaxias y otros cuerpos cósmicos. Al mirar el universo distante, es posible observarlo en un estado pasado, cuando todavía estaba en una etapa formativa.

   En ese momento, las galaxias estaban creciendo y los agujeros negros supermasivos expulsaban violentamente enormes cantidades de gas y energía. Esta materia se acumuló en pares de depósitos, que formaron los objetos más grandes del universo, las llamadas galaxias de radio gigantes. Estas gigantes radiogalaxias se extienden por gran parte del Universo. Incluso moviéndose a la velocidad de la luz, tomaría varios millones de años cruzar uno.

   Michael D. Smith, del Centro de Astrofísica y Ciencia Planetaria, y el estudiante Justin Donohoe colaboraron en la investigación. Esperaban encontrar que a medida que simulaban objetos más lejos en el universo distante, parecerían más pequeños, pero de hecho encontraron lo contrario.

   "Cuando miramos lejos en el universo distante, estamos observando objetos en el pasado, cuando eran jóvenes. Esperábamos encontrar que estos gigantes distantes aparecerían como un par relativamente pequeño de lóbulos vagos. Para nuestra sorpresa , descubrimos que estos gigantes todavía parecen enormes a pesar de que están muy lejos ", dijo Smith en un comunicado.

   Se sabe desde hace tiempo que las radiogalaxias funcionan con chorros gemelos que inflan sus lóbulos y crean cavidades gigantes. El equipo realizó simulaciones utilizando la supercomputadora Forge, generando hidrodinámica tridimensional que recreó los efectos de estos chorros. Luego compararon las imágenes resultantes con las observaciones de las galaxias distantes. Las diferencias se evaluaron utilizando un nuevo índice de clasificación, el Índice de aclarado de extremidades (Índice LB), que mide los cambios en la orientación y el tamaño de los objetos.

   "Ya sabemos que una vez que estás lo suficientemente lejos, el Universo actúa como una lupa y los objetos comienzan a aumentar de tamaño en el cielo. Debido a la distancia, los objetos que observamos son extremadamente débiles, lo que significa que solo pueden ver las partes más brillantes de ellos, los puntos calientes. Estos puntos calientes ocurren en los bordes exteriores de la radiogalaxia y, por lo tanto, parecen ser más grandes que nunca, lo que confunde nuestras expectativas iniciales ".

   La investigación se ha publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.