Isótopos indican extinción masiva por supernova hace 2,6 millones de años

Actualizado 12/12/2018 12:10:14 CET
Supernova
NASA/ESA

   MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Hace aproximadamente 2,6 millones de años, una luz extrañamente brillante llegó al cielo prehistórico y permaneció allí durante semanas o meses. Era una supernova a unos 150 años luz de la Tierra.

   En unos pocos cientos de años, mucho después de que la extraña luz en el cielo hubiera disminuido, un tsunami de energía cósmica proveniente de la misma explosión de estrella podría haber llegado a nuestro planeta y haber golpeado la atmósfera, provocando el cambio climático y desencadenando extinciones masivas de grandes animales del océano.

   Los efectos de una supernova de este tipo, y posiblemente más de uno, en la vida de los grandes océanos se detallan en un artículo que acaba de publicarse en Astrobiology.

   "He estado haciendo investigación como esta durante aproximadamente 15 años, y siempre en el pasado se basó en lo que generalmente sabemos sobre el universo: que estas supernovas deberían haber afectado a la Tierra en algún momento u otro", dijo en un comunicado el autor principal Adrian Melott, profesor emérito de física y astronomía en la Universidad de Kansas.

   "Esta vez, es diferente. Tenemos evidencia de eventos cercanos en un momento específico. Sabemos a qué distancia estaban, así que podemos calcular cómo eso habría afectado a la Tierra y compararlo con lo que sabemos sobre lo que sucedió en ese momento, es mucho más específico".

   Melott dijo que los documentos recientes que revelan antiguos depósitos en los fondos marinos de isótopos de hierro-60 proporcionaron la evidencia concreta del momento y la distancia de las supernovas.

   "Desde mediados de la década de 1990, la gente dijo: 'Oye, busca el hierro 60. Es un indicador porque no hay otra forma de que llegue a la Tierra sino es de una supernova'. Debido a que el hierro 60 es radiactivo, si se formara con la Tierra, ya se habría ido hace mucho tiempo. Por lo tanto, tuvo que llover sobre nosotros. Hay cierto debate sobre si solo había una supernova realmente cerca o fue una cadena completa. Yo prefiero un combo de los dos, una cadena grande con una que es inusualmente poderosa y cercana. Si observas el residuo de hierro 60, hay un gran pico hace 2,6 millones de años, pero hay un exceso disperso 10 millones de años atrás".

   Según el equipo, otra evidencia de una serie de supernovas se encuentra en la arquitectura del universo local.

   "Tenemos la Burbuja Local en el medio interestelar", dijo Melott. "Estamos justo al borde. Es una región gigante de unos 300 años luz de amplitud. Es básicamente un gas muy caliente y de muy baja densidad; casi todas las nubes de gas han sido barridas. La mejor manera de fabricar una burbuja como esa es un montón de supernovas que se hace cada vez más grande, y eso parece encajar bien con la idea de una cadena. Cuando hacemos cálculos, se basan en la idea de que una supernova se dispara, y su energía barre la Tierra, y se acabó. Pero con la Burbuja Local, los rayos cósmicos rebotan y el baño de rayos cósmicos duraría entre 10.000 y 100.000 años. De esta manera, podrías imaginar una serie completa de estas cosas alimentando más y más rayos cósmicos en la Burbuja Local y dándonos rayos cósmicos durante millones de años".

   Ya sea que existiera o no una supernova o una serie de ellas, la energía de la supernova que distribuye capas de hierro-60 en todo el mundo también causó que partículas penetrantes llamadas muones inunden la Tierra, causando cánceres y mutaciones, especialmente en animales más grandes, que se concentraban entonces en las aguas costeras.