Actualizado 20/05/2015 19:24 CET

Observan una supernova chocando con su estrella compañera

Simulación de supernova tipo Ia
Foto: DAN KASEN

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

   Las supernovas de tipo Ia son explosiones estelares violentas que brillan como algunos de los objetos más brillantes del universo, pero todavía hay muchos misterios que rodean su origen.

   Un nuevo trabajo publicado en 'Nature' proporciona una fuerte evidencia que apunta hacia una teoría de su origen, llamada degeneración única.

   Se teoriza comúnmente que las supernovas de tipo Ia son explosiones termonucleares de una estrella enana blanca que forma parte de un sistema binario --dos estrellas que están físicamente cerca y orbitan alrededor de un centro común de masa--. Pero está en debate cómo esta enana blanca evoluciona desde el sistema estelar binario a supernova tipo Ia.

   La teoría del canal de degeneración único plantea que la enana blanca acrece materia de su estrella compañera, aumentando su presión central y con temperatura alcanzando un punto de inflexión y activando una explosión termonuclear. En contraste, la teoría de la doble degeneración propone que la órbita entre dos estrellas enanas blancas se encoge hasta que el camino de la estrella más ligero se interrumpe y se mueve lo suficientemente cerca para que parte de su materia sea absorbida en la enana blanca primaria y se inice una explosión.

   En mayo pasado, el equipo de astrónomos de 'Palomar Transient Factory', en California, Estados Unidos, observó una explosión en las inmediaciones de una galaxia llamada IC 831, donde esa actividad no se había visto anteriormente, incluso la noche anterior. Los también autores de esta investigación la llamaron iPTF14atg. Observaciones de seguimiento confirmaron que se trataba de una supernova de tipo Ia, una que se encendió entre el 2 y el 3 de mayo.

   Mirando el caso en los registros de observación del telescopio espacial Swift, el equipo detectó una brillante emisión ultravioleta de la nueva supernova. "Yo estaba examinando las primeras imágenes de Swift cuando de repente vi un punto brillante en la ubicación de la supernova en el ultravioleta. Me levanté de un salto, porque sabía que era la firma que había estado esperando", describe el estudiante graduado del Instituto de Tecnología de California (Caltech), en Pasadena, California, Yi Cao, autor principal del artículo.

   Como la radiación ultravioleta es de mayor energía que la luz visible, es especialmente adecuada para observar objetos muy calientes como las supernovas. Este tipo de pulso ultravioleta temprano a los pocos días de la explosión de una supernova no tiene precedentes. Este fuerte pulso de emisión es consistente con las expectativas teóricas de colisión entre el material que es expulsado de una explosión de supernova y la estrella compañera de la que se ha acretando materia.

   "Esto proporciona una buena evidencia de que al menos algunas supernovas de tipo Ia surgen del canal único de degeneraciónc --resalta Kasliwal--. Ahora tenemos que determinar la fracción de tipo Ia, que es semejante a iPTF14atg". Estos expertos buscaron entener mejor la supernova recién descubierta y, en particular del pulso UV, comparándolo con supernovas conocidas en la familia tipo Ia.

   Sus resultados espectroscópicos con el 'Apache Point, Gemini, Palomar 200-inch, Nordic Optical Telescope' y el observatorio Keck indican que iPTF14atg es un tipo Ia de baja velocidad. El equipo piensa que es probable que otras supernovas de tipo Ia de baja velocidad también surgieron de un único canal de degeneración, pero que otras de mayor velocidad probablemente se originan oir la vía doble de degeneración, como otros estudios han indicado.

   Los hallazgos del equipo indican que las observaciones UV de la joven supernova podría ser la clave para entender completamente la interacción pre-explosión entre la progenitora enana blanca de una supernova y su acompañante.