Actualizado 21/01/2015 12:01 CET

El telescopio LBTI busca gemelos de la Tierra en el polvo de estrellas

Telescopio LBTI
Foto: NASA

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Gran Telescopio Binocular Interferómetro (LBTI), ha completado su primer estudio de polvo en la "zona habitable" alrededor de una estrella, otra puerta a la búsqueda de planetas como la Tierra.

   El polvo es un subproducto natural del proceso de formación de planetas, pero demasiado puede bloquear nuestra visión de los planetas. Los resultados ayudarán en el diseño de futuras misiones espaciales que tienen el objetivo de tomar fotografías de planetas similares a la Tierra, llamados exo-Tierras.

   "Kepler nos dijo cómo de comunes son los planetas similares a la Tierra", dijo Phil Hinz, el investigador principal del proyecto LBTI en la Universidad de Arizona, Tucson, en referencia a la misión Kepler de búsqueda de planetas de la NASA, que ha identificado más de 4.000 candidatos planetarios alrededor de estrellas. "Ahora queremos descubrir cómo de polvorientos y oscuros son los ambientes planetarios, para determinar la dificultad de tomar imágenes."

   El nuevo instrumento, basado en el Observatario del Gran Telescopio Binocular, en la cima del Monte Graham en el sureste de Arizona, obtendrá las mejores imágenes infrarrojas de polvo que permean la zona habitable de una estrella, la región alrededor de la estrella donde el agua - un ingrediente esencial para la vida tal como la conocemos - podría mantenerse en estadio líquido en un planeta. La Tierra se asienta cómodamente dentro de la zona habitable de nuestro sol, de ahí la superficie reluciente de sus océanos.

   Los científicos quieren tomar fotos de exo-Tierras y romper su luz en un arco iris de colores. Esta información de color se muestra en parcelas, llamadas espectros, que revelan indicios químicos sobre si un planeta podría sostener vida. Pero el polvo - que viene del choque de asteroides y la evaporación de cometas - puede eclipsar la débil luz de un planeta, lo que dificulta esta tarea.

   "Imagínese tratando de ver el zumbido de una luciérnaga alrededor de un faro en Canadá desde Los Ángeles", dijo Denis Defrère de la Universidad de Arizona, autor principal del nuevo estudio que aparece en la edición del 14 de enero de la revista Astrophysical Journal. "Ahora imagine que hay niebla en el camino. La niebla es como nuestro polvo de estrellas. Queremos eliminar las estrellas con niebla de nuestra lista de objetivos para estudiar en el futuro."

   Un proyecto anterior de la NASA, llamado el Interferómetro Keck,  determinó que las estrellas observadas no parecían ser tan polvorientas en promedio. LBTI está llevando la investigación un paso más allá, midiendo la cantidad de polvo alrededor de estrellas. Será diez veces más sensible que el Interferómetro Keck, está especialmente diseñado para estudiar la zona habitable.

ETA CORVI

   El nuevo estudio reporta las primeras observaciones de prueba del LBTI acerca del polvo de estrellas, en este caso en torno a una estrella madura similar al Sol llamada Eta Corvi, conocida por ser inusualmente polvorienta. Según el equipo científico, esta estrella es 10.000 veces más polvorienta que nuestro propio sistema solar, probablemente debido a un impacto reciente entre cuerpos planetarios en sus regiones interiores. El excedente de polvo da el telescopio un buen lugar para practicar sus habilidades de detección.

   Los resultados mostraron que el telescopio funciona como es debido, pero también produjo una sorpresa: El polvo observado está significativamente más cerca de la estrella de lo que se pensaba, y se extiende entre la estrella y su zona habitable. El telescopio Espacial Spitzer de la NASA había estimado previamente que el polvo estaba más lejos, sobre la base de los modelos de la talla de los granos de polvo.

   "Con LBTI, realmente podemos ver dónde está el polvo", dijo Hinz. "Esta estrella no es un buen candidato para la obtención de imágenes directas de planetas, pero demuestra para qué es bueno LBTI: averiguar la arquitectura de los sistemas planetarios de una manera que no se ha hecho antes", informa la NASA.

   LBTI iniciará sus operaciones oficiales de ciencias en primavera, y operará durante al menos tres años. Uno de los objetivos del proyecto es encontrar estrellas con 10 veces menos polvo que nuestro sistema solar: los buenos candidatos para la formación de imágenes del planeta. Estos resultados de la encuesta informarán diseños y estrategias para misiones dirigidas a tomar imágenes de exo-Tierras próximas, y que ahora están en fase de planificación. El viaje para encontrar mundos maduros para la vida comienza en parte siguiendo un rastro de polvo.

@CIENCIAPLUS

Para leer más