Un total de 44 nuevos exoplanetas confirmados en un solo estudio

Los nuevos planetas y sus tamaños, orbitas y temperaturas de superficie
JOHN LIVINGSTON
Publicado 07/08/2018 17:42:51CET

   MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 44 planetas en sistemas solares más allá del nuestro han sido revelados de una vez, eclipsando el número habitual de confirmaciones, que suele ser de una docena o menos por estudio.

   Las nuevas técnicas desarrolladas para validar el hallazgo podrían acelerar enormemente la confirmación de más candidatos planetarios extrasolares, según los autores, que reunieron datos de las misiones Kepler de la NASA y Gaia de la ESA, así como telescopios terrestres en los Estados Unidos.

   Una parte de los hallazgos, publicados en Nature Astronomy, arroja algunas características sorprendentes: "Por ejemplo, cuatro de los planetas orbitan alrededor de sus estrellas anfitrionas en menos de 24 horas", dice John Livingston, autor principal de la investigación y estudiante graduado en la Universidad de Tokio. "En otras palabras, un año en cada uno de esos planetas es más corto que un día aquí en la Tierra". Estos contribuyen a una lista pequeña pero creciente de planetas de "período ultracorto", por lo que podría resultar que no sean tan inusuales como puedan parecer.

UNO ES DEL TAMAÑO DE VENUS

   "También fue gratificante verificar tantos planetas pequeños", continúa Livingston. "Dieciséis estaban en la misma clase de tamaño que la Tierra, y uno en particular resultó ser extremadamente pequeño, aproximadamente del tamaño de Venus, lo que fue una buena afirmación ya que está cerca del límite de lo que es posible detectar".

   Las observaciones de la fuente para este estudio fueron hechas por Kepler, y no habrían sucedido si no fuera por la avería en 2013 que impidió un control preciso del telescopio espacial. "Dos de las cuatro ruedas de control de reacción fallaron, lo que significaba que Kepler no podía realizar su misión original de mirar fijamente un parche específico del cielo", explica el profesor Motohide Tamura de la Universidad de Tokio.

   "Esto condujo a su misión de contingencia, 'K2', y nuestras observaciones vinieron de la campaña 10 de esta misión. Tenemos suerte de que Kepler continúe funcionando tan bien como lo hace".

   Los planetas observados por K2 se conocen como planetas en tránsito porque sus órbitas los acercan a sus estrellas anfitrionas, reduciendo ligeramente su brillo. Sin embargo, otros fenómenos astrofísicos pueden causar señales similares, por lo que se realizaron observaciones de seguimiento y análisis estadísticos detallados para confirmar la naturaleza planetaria de estas señales.

   Como parte de su trabajo de doctorado, Livingston viajó al observatorio Kitt Peak en el estado estadounidense de Arizona para obtener datos de un tipo especial de cámara, conocido como un interferómetro speckle instalado en un gran telescopio. Estas observaciones, junto con las observaciones de seguimiento de un telescopio en el estado de Texas, fueron necesarias para caracterizar las estrellas anfitrionas y descartar falsos positivos.

   La combinación de análisis detallados de datos de estos telescopios terrestres, K2 y Gaia permitió la determinación precisa de los tamaños y las temperaturas de los planetas. Los hallazgos del equipo incluyen 27 candidatos adicionales que probablemente sean planetas reales, que serán objeto de futuras investigaciones.

   Los científicos esperan entender qué tipos de planetas podrían existir, pero solo pueden sacar conclusiones válidas si hay suficientes planetas para un análisis estadístico sólido. La adición de un gran número de nuevos planetas, por lo tanto, conduce directamente a una mejor comprensión teórica de la formación del sistema solar. Los planetas también proporcionan buenos objetivos para estudios individuales detallados para producir mediciones de la composición planetaria, la estructura interior y las atmósferas, en particular, los 18 planetas en varios sistemas multiplanetas.

   "La investigación de otros sistemas solares puede ayudarnos a comprender cómo se formaron los planetas e incluso nuestro propio sistema solar", dice Livingston. "El estudio de otros mundos tiene mucho que enseñarnos sobre el nuestro".