Actualizado 13/01/2022 17:51 CET

2021 fue el sexto año más cálido, empatado con 2018, según NASA y NOAA

Esta imagen muestra las anomalías de temperatura global en la superficie del planeta en 2021.En regiones como el Ártico se pueden observar temperaturas más altas de lo normal, mostradas en rojo. Las temperaturas más bajas de lo normal se muestran en azul.
Esta imagen muestra las anomalías de temperatura global en la superficie del planeta en 2021.En regiones como el Ártico se pueden observar temperaturas más altas de lo normal, mostradas en rojo. Las temperaturas más bajas de lo normal se muestran en azul. - NASA

   MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La temperatura promedio global de la superficie de la Tierra en 2021 empató con la de 2018 como la sexta más cálida registrada, según análisis independientes de las agencias estadounidenses NASA y NOAA.

   Continuando con la tendencia de calentamiento a largo plazo del planeta, las temperaturas globales en 2021 estuvieron 0,85 grados Celsius por encima de la media del período de referencia de la NASA, según los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS por sus siglas en inglés) de la NASA en Nueva York. La NASA utiliza el periodo 1951-1980 como línea de base, o referencia, para ver cómo cambia la temperatura global a lo largo del tiempo.

LOS ÚLTIMOS OCHO AÑOS SON LOS MÁS CÁLIDOS DESDE 1880

   En conjunto, los últimos ocho años son los ocho más cálidos desde que comenzaron los registros modernos en 1880. Estos datos anuales de temperatura constituyen el registro de temperatura global, lo que indica a los científicos que el planeta se está calentando.

   Según el registro de temperaturas de la NASA, la Tierra en 2021 estuvo unos 1,1 grados Celsius más caliente que el promedio a finales del siglo XIX, el inicio de la revolución industrial.

   "La ciencia no deja lugar a dudas. El cambio climático es la amenaza existencial de nuestro tiempo", dijo en un comunicado el administrador de la NASA, Bill Nelson. "Ocho de los 10 años más cálidos de nuestro planeta se produjeron en la última década, un hecho indiscutible que subraya la necesidad de una acción audaz para salvaguardar el futuro de nuestro país, y de toda la humanidad. La investigación científica de la NASA sobre cómo la Tierra está cambiando y calentándose guiará a las comunidades de todo el mundo, ayudando a la humanidad a enfrentarse al clima y a mitigar sus efectos devastadores".

   Esta tendencia de calentamiento del planeta se debe a las actividades humanas que han aumentado las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera. El planeta ya está viendo los efectos del calentamiento global: El hielo marino del Ártico está disminuyendo, el nivel del mar está subiendo, los incendios forestales son cada vez más graves y los patrones de migración de los animales están cambiando, por ejemplo. Entender cómo está cambiando el planeta -y la rapidez con que se produce ese cambio- es crucial para que la humanidad se prepare y adapte a un mundo más cálido.

   Estaciones meteorológicas, barcos y boyas oceánicas en todo el mundo registran la temperatura de la superficie de la Tierra durante todo el año. Estas mediciones terrestres de la temperatura de la superficie del planeta se validan con datos del instrumento AIRS del satélite Aqua de la NASA.

   Los científicos analizan estas mediciones utilizando algoritmos informáticos para lidiar con las incertidumbres de los datos y el control de calidad para calcular la diferencia de temperatura media global de la superficie de cada año. La NASA compara esa temperatura media global con su periodo de línea de base de 1951-1980. Ese periodo de referencia incluye patrones climáticos y años inusualmente cálidos o fríos debidos a otros factores, lo que asegura que abarca variaciones naturales de temperatura de la Tierra.

   Muchos factores afectan a la temperatura media de un año determinado, como los patrones climáticos de La Niña y El Niño en el Pacífico tropical. Por ejemplo, 2021 fue un año de La Niña y los científicos de la NASA estiman que pudo haber enfriado las temperaturas globales unos 0,03 grados Celsius respecto a lo que habría sido el promedio.

   Un análisis separado e independiente de la NOAA también concluyó que la temperatura global de la superficie en 2021 fue la sexta más alta desde que se empezaron a llevar registros en 1880. Los científicos de la NOAA utilizan gran parte de los mismos datos brutos de temperatura en su análisis y tienen un periodo de referencia (1901-2000) y una metodología diferente.

   "La complejidad de los distintos análisis no importa porque las señales son muy fuertes", dijo Gavin Schmidt, director del GISS, el principal centro de modelización atmosférica e investigación del cambio climático de la NASA. "Las tendencias son todas iguales porque las tendencias son muy grandes".

Contador

Para leer más