31 de marzo de 2020
 
Actualizado 10/10/2014 14:25:07 CET

La chimenea de metano del sureste de EEUU triplica lo estimado

Punto caliente de emisión de metano
Foto: NASA/JPL-CALTECH/UNIVERSITY OF MICHIGAN

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un "punto caliente" en el sureste de Estados Unidos es responsable de producir la mayor concentración de metano vista en ese país, y se debe a la producción de gas. La emisión es más del triple de la estimación de superficie, según una investigación por satélite de la NASA y la Universidad de Michigan.

   El metano es muy eficiente en atrapar el calor en la atmósfera y, como el dióxido de carbono, contribuye al calentamiento global. El punto caliente, cerca de la intersección de cuatro esquinas de Arizona, Colorado, Nuevo México y Utah, cubre unos 6.500 kilómetros cuadrados.

   En cada uno de los siete años estudiados del 2003 al 2009, la zona liberó unos 0,59 millones de toneladas métricas de metano a la atmósfera. Esto es casi 3,5 veces la estimación de la misma área en la base de datos del Global Atmospheric Research.

   En un estudio publicado en Geophysical Research Letters, los investigadores usaron observaciones del Espectrómetro de Absorción de la Agencia Espacial Europea para Cartografía Atmosférica (SCIAMACHY). SCIAMACHY midió los gases de efecto invernadero entre 2002 y 2012. El punto caliente atmosférico persistió durante todo el período de estudio.

   Para calcular la tasa de emisiones que se requiere para producir la concentración observada de metano en el aire, los autores realizaron simulaciones regionales que utilizaron un modelo de transporte químico, que simula cómo varía la meteorología y cambian los compuestos químicos en el aire.

NO ES POR EL FRACKING, SINO POR LA PRODUCCIÓN DE GAS

   El autor principal del estudio, Eric Kort, de la Universidad de Michigan, Ann Arbor, observó que el periodo de estudio es anterior al uso generalizado de la fracturación hidráulica, conocida como fracking, cerca del punto caliente. Esto indica que las emisiones de metano no deben atribuirse al fracking sino a fugas en la producción de gas natural y equipos de procesamiento en la Cuenca de San Juan de Nuevo México, que es el área de la producción de metano en capas de carbón más activa en el país.

   El gas natural es en un 95-98 por ciento metano. El metano es incoloro e inodoro, por lo que las fugas son difíciles de detectar sin instrumentos científicos.

   "Los resultados son indicativos de que las emisiones procedentes de las técnicas de recolección de combustibles fósiles establecidos son mayores que en el inventario", dijo Kort. "Ha habido tanta atención a los grandes volúmenes de fracturamiento hidráulico que tenemos que tener en cuenta la industria en su conjunto."

   El metano en capas de carbón es el gas que recubre los poros y grietas dentro de carbón. En las minas subterráneas de carbón, es un peligro mortal que provoca explosiones fatales casi todos los años, ya que se filtra por la roca. Después de la crisis energética de Estados Unidos de la década de 1970, se inventaron técnicas para extraer el metano del carbón y usarlo como combustible. Para 2012, el metano en capas de carbón suministra aproximadamente el 8 por ciento de todo el gas natural en los Estados Unidos.

   Frankenberg señaló que el estudio demuestra el papel único que las mediciones espaciales pueden desempeñar en la supervisión de gases de efecto invernadero. "Los datos de satélite no pueden ser tan precisos como las estimaciones basadas en tierra, pero desde el espacio no hay escondites", dijo Frankenberg.

Para leer más