Primer mapa mundial para entender cómo el clima altera los bosques

Primer mapa mundial para entender cómo el clima altera los bosques
LEONHARD STEINACKER
Publicado 16/05/2019 15:01:45CET

   MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

   El primer mapa mundial de simbiosis de árboles, clave para entender cómo los bosques están cambiando y el papel que juega el clima en estos cambios, ha sido publicado en la revista Nature.

   Los hallazgos provienen de la Global Forest Biodiversity Initiative (GFBI, por sus siglas en inglés) una colaboración internacional de cientos de científicos, liderado en parte por el laboratorio FACAI (Forest Advanced Computing and Artificial Intelligence) de la Universidad de Purdue.

   FACAI emplea inteligencia artificial y aprendizaje automático para estudiar la gestión de recursos forestales a nivel mundial, regional y local y la conservación de la biodiversidad. Para esta investigación, FACAI compiló datos de abundancia de 55 millones de registros de árboles en 1,2 millones de parcelas de muestreo de bosques en 110 países. La organización de los datos fue parte integral del desarrollo del mapa global.

   "El mapa y la base de datos del inventario forestal global subyacente servirán como base para la investigación sobre los impactos ambientales de los cambios forestales, la conservación biológica y la gestión forestal", dijo Jingjing Liang, supervisor del laboratorio.

   El mapa identifica los tipos de hongos micorrícicos asociados con árboles en un bosque en particular. Estos hongos se adhieren a las raíces de los árboles, extendiendo la capacidad de un árbol para alcanzar el agua y los nutrientes, mientras que el árbol proporciona el carbono necesario para la supervivencia de los hongos. Los dos tipos más comunes de micorrizas son arbusculares, que crecen dentro de los tejidos de las raíces de los árboles y se asocian con especies de árboles como el arce, la ceniza y el álamo amarillo, y la ectomicorriza, que viven en el exterior de las raíces y se asocian con especies de árboles tales como Como pino, roble, nogal y haya.

   Esas asociaciones son importantes porque las micorrizas afectan la capacidad de los árboles para acceder a los nutrientes, secuestrar el carbono y resistir los efectos del cambio climático.

   Los autores encontraron que el clima es el factor más importante que afecta la distribución de las micorrizas. Un clima más cálido está reduciendo la abundancia de especies de árboles ectomicorrizales hasta en un 10 por ciento. Ese cambio está alterando las huellas ecológicas y económicas de los bosques, especialmente a lo largo del ecotono boreal-templado, las zonas fronterizas entre los bosques más fríos y más cálidos. Las pérdidas en las especies ectomicorrícicas tienen implicaciones para el cambio climático ya que estos hongos aumentan la cantidad de carbono almacenado en el suelo.