La separación de América del Sur y África creó márgenes asimétricos

Separación de continentes
Foto: E: CHRISTIAN HEINE, UNIVERSITY OF SYDNEY)
Actualizado 06/06/2014 14:12:42 CET

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Cuando América del Sur se separó de África hace entre 150 y 120 millones de años, se formó el Atlántico Sur y Brasil se separó de Angola.

   Los márgenes continentales formados a través de esta separación son sorprendentemente diferentes: a lo largo de 200 kilómetros de ancho de la costa de Angola, se han detectado capas muy finas de la corteza continental, mientras que el margen homólogo brasileño cuenta con una brusca transición entre la corteza continental y oceánica.

   Geocientíficos del Centro Alemán de Investigación de Geociencias (GFZ, por sus siglas en inglés), la Universidad de Sydney, en Australia, y la Universidad de Londres, en Reino Unido, han descubierto que el centro de la ruptura, donde la corteza continental adelgaza activamente por las fallas, no se mantuvo fijo durante la ruptura continental, sino que se desplazó lateralmente, como publica 'Nature Communications'.

   "Hemos podido demostrar que las fracturas son capaces de moverse hacia los lados durante cientos de kilómetros --afirma el doctor Sascha Brune, del GFZ--. Durante el movimiento de la ruptura, la corteza de un lado de la grieta se debilita por el material caliente que aflora del manto de la Tierra, mientras que el otro lado se mantiene un poco más fuerte porque la corteza es más fría. Nuevas fallas se forman sólo en el lado débil y cálido porque aquellas del lado duro se vuelven inactivas".

MOVIMIENTO LATERAL

   "Esto lleva a un movimiento lateral del sistema de ruptura, que equivale al transporte de material de la corteza de la placa de América del Sur a la placa africana. Estos bloques de la corteza transferidos se extendieron fuertemente por la ruptura y, finalmente, constituyeron las enigmáticas capas finas de la corteza del margen africano", detalla.

   Una reubicación de este tipo lleva su tiempo: durante la formación de los márgenes de Angola y Brasil de hoy en día, el centro de la grieta se movió más de 200 kilómetros hacia el oeste, lo que retrasó la ruptura continental y la generación de la corteza oceánica hasta 20 millones de años.

   Los nuevos modelos revelan que la velocidad de extensión juega un papel crucial en las anchuras de los márgenes del Atlántico Sur: la extensión de la corteza terrestre más rápida provoca una migración de la falla más larga y, por lo tanto, genera una asimetría más pronunciada de los márgenes continentales.

   Las fallas constituyen un elemento tectónico significativo de nuestro planeta porque son responsables de la forma que tienen hoy los continentes y su actividad sigue en curso en la actualidad. Al ilustrar una nueva teoría sobre la tectónica de placas, este trabajo muestra que durante la división continental se pueden transportar amplias cantidades de material de un lado al otro.