Actualizado 20/07/2021 13:56 CET

Un buque de guerra de 2.200 años se descubre en las ruinas de Heraklion

El pecio estaba atrapado por restos de templos caídos a un canal por un terremoto
El pecio estaba atrapado por restos de templos caídos a un canal por un terremoto - MINISTRY OF TOURISM AND ANTIQUITIES/IEASM

   MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Restos de un buque de guerra del período ptolemaico y ruinas de un área funeraria de principios del siglo IV a.C. han sido descubiertos en la ciudad sumergida de Heraklion, cerca de Alejandría, Egipto.

   Citado por Egypt Today, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Waziri, dijo que el barco iba a atracar en el canal que fluía a lo largo del lado superior del Templo de Amón, pero se hundió como resultado del colapso del templo y la caída de enormes bloques sobre él como resultado de un devastador terremoto en el siglo II antes de Cristo. La caída de esos bloques de piedra mantuvo al barco en el profundo canal, ahora lleno de restos de templos.

   El jefe del Sector de Antigüedades Egipcias Ayman Ashmawy explicó que los restos de ese barco fueron descubiertos bajo aproximadamente 5 metros de lodo sólido que representa el lecho marino mezclado con los restos del templo, utilizando dispositivos de excavación submarina como dispositivos perfiladores del subsuelo.

   Frank Goddio, jefe de la misión del Instituto Europeo de Arqueología Subacuática (IEASM), confirmó que el descubrimiento de barcos rápidos que datan de esa época es muy raro, y que los barcos griegos de este tipo eran completamente desconocidos hasta el descubrimiento del Barco púnico Marsala (235 aC), que es el único ejemplo que tenemos.

   Agregó que los estudios preliminares indican que el barco era largo, con una eslora de más de 25 metros. El casco fue construido según el estilo clásico, que se basa en la técnica de empuje y folículo, sin embargo, contiene las características del estilo egipcio antiguo, por lo que es un tipo de construcción mixto.

   El barco tiene fondo plano y quilla plana, lo que es un modelo muy útil para la navegación en el río Nilo y dentro del delta.

   Tenía remos provistos de una gran vela como lo demuestra la forma del mástil de grandes dimensiones como indican algunos rasgos típicos de la construcción naval en el antiguo Egipto, así como evidencias de reutilización de la madera; el barco fue construido en Egipto.

   El profesor Ehab Fahmy, jefe del Departamento Central de Antigüedades Sumergidas de Egipto, dijo que la misión logró encontrar los restos de un área funeraria griega que data de principios del siglo IV a.C., a la entrada del canal noreste de la ciudad, que indica la presencia de comerciantes griegos que vivían en esa ciudad, y que controlaban la entrada a Egipto en la desembocadura del brazo Canópico del río Nilo, donde se les permitió establecerse durante la era faraónica tardía. Construyeron sus templos mortuorios cerca del templo principal de la deidad Amón.

   Pero debido a desastres naturales, la zona fue destruida, y sus restos arqueológicos fueron descubiertos mezclados con el Templo de Amón, estable y en excelente estado en el canal profundo durante el hundimiento provocado por el fenómeno de fragilidad de la tierra.

   Estas ruinas dan testimonio de la riqueza de los templos de esa ciudad, que ahora se encuentran bajo la superficie del Mediterráneo, a 7 kilómetros de la playa de Abu Qir.

   La ciudad de Heraklion fue durante siglos el puerto más grande de Egipto en el Mediterráneo, antes de que Alejandro Magno fundara la ciudad de Alejandría en el 331 a. C. Varios terremotos seguidos de maremotos provocaron la fragilidad del terreno y el colapso de un tramo de unos 110 kilómetros cuadrados del delta del Nilo, con el colapso de las ciudades de Heraklion y Canopus bajo el mar.

   Las dos ciudades fueron redescubiertas por la misión del Instituto Europeo de Arqueología Subacuática (IEASM) en cooperación con el Departamento Central de Antigüedades Subacuáticas del Ministerio de Turismo y Antigüedades, en el período de 1999 a 2001.

Contador

Para leer más