Cómo la erosión de las rocas abocó a la Tierra a la Edad de Hielo

Actualizado 04/07/2019 18:38:00 CET
Erosión de rocas en el Dartmoor National Park
Erosión de rocas en el Dartmoor National ParkGEOGRAPH

   MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un aumento de la reactividad terrestre por la erosión de las rocas fue el desencadenante del largo periodo de enfriamiento que desembocó en una edad de hielo global.

   Hace quince millones de años, el clima de la Tierra entró en un período de enfriamiento lento y continuo y, al mismo tiempo, la capa de hielo de la Antártida se hizo cada vez más grande.

   Finalmente, hace aproximadamente 2.5 millones de años, Groenlandia se cubrió de hielo, empujando a la Tierra a su actual edad de hielo bipolar.

   Los geocientíficos han estado debatiendo qué provocó este enfriamiento global durante muchos años. Algunos sostienen que las principales cadenas montañosas como los Andes, el Himalaya y los Alpes comenzaron a formarse hace 15 millones de años, y que aceleraron la erosión y el desgaste de las rocas.

   Esta teoría postula que la formación de montañas extrajo más dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera que las emisiones de procesos como las erupciones volcánicas, causando que las temperaturas disminuyan continuamente.

   Un equipo de investigadores de ETH Zurich, la Universidad de Stanford y el Centro Alemán de Investigación para Geociencias (GFZ) en Potsdam ahora ha demostrado que esta hipótesis no es lo suficientemente precisa. Su estudio fue publicado recientemente en la revista Nature.

   Utilizando un modelo y datos publicados anteriormente, los investigadores Jeremy Caves Rugenstein, Daniel Ibarra y Friedhelm von Blanckenburg descubrieron que la acción erosiva fue constante durante el período en cuestión, hace entre 15 millones de años y el inicio de la era de hielo hace 2,5 millones de años.

   Sin embargo, lo que aumentó durante ese período fue la "reactividad" de la superficie terrestre, y fue este aumento en la reactividad lo que causó la reducción continua pero decisiva del CO2 atmosférico y, por ende, el enfriamiento global.

   Reactividad es el término que usan los químicos para definir la capacidad de un elemento químico para reaccionar en presencia de otras sustancias; en otras palabras, la rapidez con la que atraen a otro elemento para someterse a una reacción química.

   Este concepto también se aplica a la intemperie de las rocas. Algunos minerales en las rocas reaccionan fácilmente con el ácido carbónico, que se produce cuando el CO2 atmosférico se disuelve en el agua de lluvia. El ácido carbónico luego se une con iones como el magnesio o el calcio, que tienen el efecto de eliminar el gas de efecto invernadero de la atmósfera.

   Los procesos geológicos causaron que la roca no meteorizada y, por lo tanto químicamente reactiva, llegara a la superficie. Este material podría haber reaccionado tan ampliamente con un bajo nivel de CO2 atmosférico como lo haría la roca fuertemente meteorizada en presencia de CO2 abundante. Como tal, la cantidad total de gases de efecto invernadero extraídos de la atmósfera por intervalo de tiempo se mantuvo constante. "Esto significa que la reducción del CO2 en la atmósfera se puede explicar sin un aumento en la erosión", dice von Blanckenburg. En resumen, el desgaste de las rocas se había vuelto más eficiente.

   Pero debe haber un proceso geológico que "rejuvenezca" la superficie de la tierra para que sea más reactiva, explica en un comunicado. Esto no necesariamente es la formación de las principales cadenas montañosas.

   Igualmente, las fracturas tectónicas, un pequeño aumento en la erosión o la exposición de otros tipos de roca podrían haber causado que se muestre más material con el potencial de la erosión en la superficie. "Nuestra nueva hipótesis debería desencadenar un replanteamiento geológico con respecto al largo período de enfriamiento en el período previo a la última era glacial", dice von Blanckenburg.

Contador