Evidencias de que los neandertales también sabían hacer fuego

Actualizado 28/10/2019 14:34:04 CET
Hoguera
Hoguera - PEXELS

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los primeros humanos, como los neandertales, no solo controlaban el fuego, sino que también dominaban la capacidad de generarlo, según nuevas evidencias obtenidas en Armenia.

   "Se suponía que el fuego era el dominio del Homo sapiens, pero ahora sabemos que otros humanos antiguos como los neandertales podrían crearlo", dice el coautor Daniel Adler, profesor asociado de antropología en la Universidad de Connecticut. "Entonces quizás no somos tan especiales después de todo", añadió en un comunicado.

   Su trabajo, publicado en Scientific Reports, combina evidencia arqueológica, de hidrocarburos e isótopos de interacciones humanas con el fuego, con lo que era el clima hace decenas de miles de años.

   Utilizando moléculas específicas relacionadas con el fuego depositadas en el registro arqueológico y un análisis de pistas climatológicas, los investigadores examinaron la Cueva 1 de Lusakert en las Tierras Altas de Armenia.

   "El encendido del fuego es una habilidad que debe aprenderse; nunca vi a nadie que lograra producir fuego sin haber sido enseñado. Por lo tanto, la suposición de que alguien tiene la capacidad de prender fuego a voluntad es una fuente de debate", dice Gideon Hartman, profesor asociado de antropología y coautor del estudio.

   El equipo de investigación analizó muestras de sedimentos para determinar la abundancia de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), que se liberan cuando se quema material orgánico.

   Un tipo de HAP llamado HAP ligero, se dispersa ampliamente y es indicativo de incendios forestales, mientras que otros, llamados HAP pesados, se dispersan estrechamente y permanecen mucho más cerca de la fuente de fuego.

   "Al observar los marcadores de incendios producidos localmente, comenzamos a ver otras actividades humanas que se correlacionan con más evidencia de incendios producidos localmente", dice el autor principal Alex Brittingham, estudiante de doctorado en antropología de la Universidad de Connecticut.

   La evidencia de una mayor ocupación humana en el sitio, como las concentraciones de huesos de animales de las comidas y la evidencia de fabricación de herramientas, se correlacionó con una mayor frecuencia de incendios y una mayor frecuencia de HAP pesados.

   Los investigadores también necesitaban descartar la posibilidad de que el clima inestable, que da lugar a un rayo, haya encendido los fuegos.

   Para hacerlo, analizaron la composición de isótopos de hidrógeno y carbono de las cutículas cerosas de tejidos vegetales antiguos conservados en sedimentos. La distribución de estas ceras foliares indica en qué tipo de clima crecieron las plantas.

   No pudieron encontrar ninguna evidencia de un vínculo entre las condiciones paleoclimáticas generales y el registro geoquímico del fuego, dice Michael Hren, autor del estudio y profesor asociado de geociencias.

   "Para acceder de manera rutinaria a los incendios causados naturalmente, habría que haber condiciones que produjeran impactos de rayos a una frecuencia relativa que podría haber provocado incendios forestales", dice Hren.

   Al combinar los datos climáticos con la evidencia encontrada en el registro arqueológico, los investigadores determinaron que los habitantes de la cueva no vivían en condiciones más secas y propensas a incendios forestales mientras utilizaban el fuego dentro de la cueva.

   De hecho, hubo menos incendios forestales para que estos humanos antiguos aprovechasen fuego natural en el momento en que la frecuencia de incendios y la alta frecuencia de HAP eran altas en la cueva, dice Brittingham.

   "Parece que pudieron controlar el fuego fuera de la disponibilidad natural de incendios forestales", dice.

Contador

Para leer más