Actualizado 22/06/2021 13:52 CET

Objetos de ser querido fallecido ya se conservaban hace miles de años

Objetos que incluyen cucharas de hueso, piedras quernstone y piezas de juego se incorporaron a las paredes de esta casa circular de la Edad del Hierro en Broxmouth, Escocia.
Objetos que incluyen cucharas de hueso, piedras quernstone y piezas de juego se incorporaron a las paredes de esta casa circular de la Edad del Hierro en Broxmouth, Escocia. - BROXMOUTH PROJECT ARCHIVE

   MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Aferrarse a objetos cotidianos como recuerdo cuando muere un ser querido era tan común hace milenios como lo es hoy, sugiere un nuevo estudio.

   El estudio de la Universidad de York, publicado en Antiquity, sugiere que las personas de la Edad del Hierro guardaban artículos mundanos como cucharas y piedras de moler como un recordatorio emocional y un 'vínculo continuo' con el difunto, una práctica que se replica en las sociedades de todo el mundo en la actualidad.

   La investigación se centró en "cosas problemáticas": artículos cotidianos que una persona fallecida usa o que posee y que los familiares tal vez no quieran reutilizar, pero que no pueden simplemente tirar.

   En el asentamiento escocés de Broxmouth, que data del 640 a. C. al 210 d.C., los seres queridos podrían haber colocado allí objetos cotidianos como piedras utilizadas para moler el grano y cucharas de hueso, que se encuentran entre las paredes de la casa circular como un medio para mantener una conexión con la persona que había muerto.

   El estudio comparó esto con ejemplos contemporáneos de comportamiento similar, siendo la conservación de la ropa de los familiares o los zapatos gastados temas particularmente recurrentes.

   La doctora Lindsey Büster del Departamento de Arqueología, dijo en un comunicado: "Es importante reconocer el poder emocional en bruto que los objetos cotidianos pueden adquirir en determinados momentos y lugares.

   "Los arqueólogos han tendido a centrarse en el alto valor material o la cantidad de objetos recuperados y los han interpretado como depositados para su custodia o regalos a los dioses.

   "Mi trabajo utiliza la arqueología para abrir discusiones sobre la muerte, el morir y el duelo en la sociedad contemporánea, demostrando que incluso los objetos más mundanos pueden adquirir un significado especial si se convierten en recordatorios tangibles de seres queridos que ya no están físicamente con nosotros".

   El documento demuestra que. en muchas sociedades, los elementos cotidianos bien podrían incluirse en la tumba con los muertos. Las interpretaciones tradicionales de los bienes funerarios los han considerado necesarios para acompañar a los muertos al más allá, pero la fácil eliminación de "cosas problemáticas", es decir, objetos que los parientes vivos no necesitan ni desean, pero que no son apropiados para tirarlos a la basura, es otra posible explicación.

   Büster agregó: "Los arqueólogos tienden a advertir contra el trasplante de emociones modernas a sociedades pasadas, pero sugiero que la universalidad de ciertas emociones permite la extrapolación de experiencias modernas al pasado, incluso si los detalles varían.

   "Considero que la experiencia del duelo es una de esas emociones, incluso si la forma en que se procesó varía entre los individuos y las sociedades. Esta investigación nos ayuda a acercarnos un poco más a los individuos del pasado cuya experiencia de la vida (y la muerte) ), era en cierto modo no tan diferente de la nuestra ".