Actualizado 03/02/2021 16:44 CET

La prueba del uso de símbolos hace 120.000 años

Fotografía del hueso y los grabados
Fotografía del hueso y los grabados - MARION PRÉVOST

   MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un fragmento de hueso descubierto en Israel contiene evidencia de lo que puede ser el primer uso conocido de símbolos, cuya edad se estima un 120.000 años de antigüedad.

   Sorprendentemente, el fragmento permaneció en gran parte intacto y los investigadores pudieron detectar seis grabados similares en un lado del hueso, lo que los llevó a creer que estaban en posesión de algo que tenía un significado simbólico o espiritual.

   El hallazgo de arqueólogos de la Universidad Hebrea y la Universidad de Haifa junto con un equipo del Le Centre National de la Recherche Scientifique en Francia, que se publicó recientemente en la revista científica Quaternary International, fue descubierto en un tesoro de herramientas de pedernal y huesos de animales expuestos en un sitio durante excavaciones arqueológicas en el yacimiento de Nesher Ramla.

   El doctor Yossi Zaidner, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea, dice que el sitio probablemente se usó como un campamento o un lugar de reunión para los cazadores del Paleolítico que luego sacrificarían los animales que capturaron en ese lugar. Se cree que el hueso identificado proviene de un gran ganado salvaje extinto, una especie que era muy común en el Medio Oriente en ese momento.

   Utilizando imágenes tridimensionales, métodos microscópicos de análisis y reproducción experimental de grabados en el laboratorio, el equipo pudo identificar seis grabados diferentes con una longitud de 38 a 42 milímetros. La doctora Iris Groman-Yaroslavski de la Universidad de Haifa explicó: "Basándonos en nuestro análisis de laboratorio y el descubrimiento de elementos microscópicos, pudimos suponer que la gente en tiempos prehistóricos usaba una herramienta afilada hecha de pedernal para hacer los grabados".

   Los autores del artículo enfatizan que su análisis deja muy claro que los grabados fueron definitivamente hechos intencionalmente por el hombre y no pudieron haber sido el resultado de actividades de matanza de animales o procesos naturales durante milenios. Señalaron el hecho de que las ranuras de los grabados descubiertos tienen una forma de U clara y son lo suficientemente anchas y profundas como para que no pudieran haber sido hechas por otra persona que no sea la intención de los humanos de tallar líneas en el hueso.

   El análisis también permitió determinar que el trabajo fue realizado por un artesano diestro en una sola sesión de trabajo.

   Marion Prévost, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea, dice que todo indicio era que había un mensaje definido detrás de lo que estaba tallado en el hueso. "Rechazamos cualquier suposición de que estos surcos fueran una especie de garabatos inadvertidos. Ese tipo de obra de arte no habría visto este nivel de atención al detalle".

   Entonces, ¿cuál fue el mensaje detrás de las seis líneas en el hueso? Los autores escriben: "Este grabado es muy probablemente un ejemplo de actividad simbólica y es el ejemplo más antiguo conocido de esta forma de mensaje que se utilizó en el Levante. Presumimos que la elección de este hueso en particular estaba relacionada con el estatus de ese animal en esa comunidad de cazadores y es indicativo de la conexión espiritual que los cazadores tenían con los animales que mataban".

   El doctor Zaidner dijo: "Es justo decir que hemos descubierto uno de los grabados simbólicos más antiguos jamás encontrados, y ciertamente el más antiguo del Levante. Este descubrimiento tiene implicaciones muy importantes para comprender cómo se desarrolló la expresión simbólica en los humanos. Al mismo tiempo, aunque todavía no es posible determinar el significado exacto de estos símbolos, esperamos que la investigación continua revele esos detalles clave".