Actualizado 30/06/2020 13:08 CET

El 20% del pequeño comercio en riesgo de cierre: no llegan ayudas municipales y los bancos no financian

El presidente de Confecomerç, Rafael Torres.
El presidente de Confecomerç, Rafael Torres. - CONFECOMERÇ - Archivo

La pandemia modifica los hábitos de compra de un 30% de consumidores que redescubre pequeño comercio, que acelera su digitalización

   VALÈNCIA, 30 (EUROPA PRESS)

   La crisis generada por la Covid-19 ha redescubierto el pequeño comercio de barrio. Un 30% de los consumidores ha modificado sus hábitos de compra para acercarse a los establecimientos más próximos, que además han acelerado su digitalización con la pandemia para llevar sus productos allá donde están sus vecinos, que principalmente han estado haciendo sus encargos por WhatsApp.

   Aún así, un 20% de los locales corre riesgo de cerrar definitivamente, tras meses con la persiana bajada por el estado de alarma. Y es que ello, se suma una ralentización del consumo -que no esperan que comience a normalizarse hasta septiembre con el inicio de curso escolar-, y la falta de ayudas: los procesos burocráticos hacen que las ayudas de los Ayuntamientos no lleguen, mientras los bancos deniegan el acceso a la financiación del IVF, SGR o créditos ICO.

   "Esa es la triste realidad", ha lamentado el presidente de la Confederación del Comercio de Alicante, Castellón y Valencia (Confecomerç CV), Rafa Torres, durante la presentación de la campaña 'Pequeño Comercio. El futuro que compras', de Confecomerç CV, junto al conseller de Economía, Rafa Climent.

    Torres ha señalado que el pequeño comercio necesita "instrumentos, más soporte y más avales para el acceso a créditos de los más necesitados". Según ha denunciado, los Ayuntamientos, de todos los colores, "no están haciendo el esfuerzo que corresponde"; las ayudas por concurrencia competitiva que han diseñado implican un "proceso farragoso" y "no están llegando".

   Además, "nadie entiende" que el Gobierno central no dé luz verde a los consistorios para usar su remanente frente a la crisis generada por la Covid-19, ha agregado. En su opinión, el Gobierno debe poner "más empeño en reactivar" el pequeño comercio.

   En cuanto al acceso a financiación, el presidente de Confecomerç ha asegurado que tal y como están planteados los créditos del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) o el Instituto de Crédito Oficial (IVF) "no sirven". Según Torres, "muchos establecimientos no tienen acceso a la financiación porque los bancos al final eligen a los mejores clientes, a los más solventes".

   "Me sienta mal cuando oigo eso de que 'nadie se va a quedar atrás' porque los más débiles se están quedando atrás", ha asegurado. Algunos comercios del centro están entre los más afectados, ya que el teletrabajo, los ERTE, la reducción de la movilidad más allá de objetivos concretos y la ausencia de turistas han hecho caer la afluencia a esta zona.

   Las que sí han llegado, tal y como ha confirmado también el conseller Climent, son todas las ayudas de la Generalitat para los autónomos, mientras la situación de las ayudas autonómicas a la conciliación y ERTE, Climent confía en que puedan resolverse durante el mes de julio.

   Y es que "la supervivencia del formato (del pequeño comercio) está en juego literalmente", ha advertido el presidente de Confecomerç CV, quien ha resaltado la importancia de un sector que en la Comunitat cuenta con 61.000 pequeñas empresas y genera más de 200.000 empleos directos, inyecta al sistema 4.410 millones de euros en salarios y 1.181 millones en inversiones.

   De 2011 a 2018, ha recordado, el número de pequeños comercios en la Comunitat descendió un 9% y pasó de 67.000 a 61.000 locales. "Ahí tenemos que tomar cartas para que eso no siga ocurriendo a esta velocidad, máxime con esta terrible crisis de ahora", ha apuntado Torres.

   Se trata de un sector, ha defendido, que según datos de 2018, cuenta con un 24% de los trabajadores por cuenta propia y más del 77% de los asalariados tiene contrato indefinido, más del 60% mujeres, y los autónomos son el 12%, por encima de la media europea (9%).

CAMPAÑA 'PEQUEÑO COMERCIO. EL FUTURO QUE COMPRAS'

   Precisamente, para reactivar el sector y fidelizar a ese nuevo 30%de usuarios que se han ganado con la crisis del coronavirus, Confecomerç ha lanzado la campaña 'Pequeño Comercio. El futuro que compras', una iniciativa con la que busca resaltar los valores del pequeño comercio: más humano, más próximo, más sostenible y de calidad y llama a reflexionar sobre el futuro que queremos.

   La campaña se basa en el diseño de una 'etiqueta' que en lugar de un número lleva un mensaje escrito 'Aquí hay futuro. Pequeño comercio'.

   Esta etiqueta se puede encontrar en diferentes formatos: en 16.000 unidades de vinilos para el suelo de los locales que a su vez indican la distancia a mantener y en vinilos redondos para escaparates que pueden personalizarse, también aparece en delantales para los vendedores de mercados municipales asociados y en lonas colgantes del techo. Otra etiqueta con el mensaje 'Aquí cabe un futuro mejor' lucirá en 200.000 bolsas de papel.

   Además se ha grabado un potente vídeo que anima a acudir al pequeño comercio y se van a trabajar la campaña en las redes sociales. Precisamente para ganar fuerza, Torres ha comentado que durante estos meses el asociacionismo ha crecido. Confecomerç CV ha ganado 9 asociaciones y ha captado varios mercados en plena pandemia. Como ejemplo, la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia ha incrementado un 10% el número de asociados.

7,4 MILLONES EN AYUDAS AL COMERCIO

   El conseller Climent ha resaltado cómo la crisis del coronavirus ha "evidenciado la esencialidad" del pequeño comercio. Pero además ha resaltado su apuesta por este comercio "de proximidad, más cercano y sostenible" también para hacer frente a la "crisis del cambio climático".

   En su opinión, "la digitalización, la descabonización" y "la fuerza de servicio" también a domicilio que ha demostrado el pequeño comercio con la pandemia son claves para que "no le tenga miedo a ninguna macroempresa en nada".

   Para ello, la Conselleria ha reconducido las ayudas al comercio por valor de 7,4 millones de euros, vía decreto, para adaptarlas a la Covid-9, en aquello que realmente necesita el comercio y las pyme y micropymes podrán acceder a estas ayudas hasta el 31 de julio.

   Este montante se destinará a inversiones de necesidad en cada una de las líneas que establece la Dirección General de Comercio pero también para mamparas, geles y otros elementos para la "adaptación a la nueva realidad que estamos viviendo".

Para leer más