Publicado 29/11/2021 14:26CET

Acusado de acosar a expareja y entrar en su casa reconoce los hechos y el fiscal baja de 7 a 1 año la petición de pena

Archivo - Audiencia Provincial de Castellón
Archivo - Audiencia Provincial de Castellón - EUROPA PRESS/ARCHIVO

CASTELLÓ, 29 Nov. (EUROPA PRESS) - -

Un hombre acusado de acosar y coaccionar a su expareja, así como de entrar sin permiso en su casa, ha reconocido este lunes los hechos en el juicio con jurado que se celebra en la Audiencia Provincial de Castellón, lo que ha provocado que el fiscal haya modificado sus conclusiones provisionales.

De esta forma ha reducido la petición de pena de 7 años y nueve meses de prisión a un año de cárcel -por dos delitos de allanamiento de morada- y 122 días de trabajo en beneficio de la comunidad -por los delitos de acoso, coacciones y maltrato en el ámbito de la violencia de género-. Además, ha introducido en sus conclusiones la atenuante de reparación del daño, ya que el acusado ha consignado 3.000 euros para el pago de la responsabilidad civil.

Por su parte, la acusación particular ha mantenido su conclusiones provisionales -en las que, al igual que el Ministerio Público, solicitaba 7 años y 9 meses de prisión para el acusado-, mientras que la defensa se ha adherido a las modificaciones del fiscal.

El acusado, que tan solo ha querido responder a las preguntas de su abogado, ha reconocido íntegramente los hechos, ha señalado que sucedieron durante una temporada en la que estaban "muy metidos" en la droga y ha pedido perdón.

La víctima ha señalado que durante el tiempo que convivió con el acusado le pidió en 6 o 7 ocasiones que se fuera de casa y, aunque se iba, acababa volviendo, hasta que dejó de abrirle la puerta. A partir de ahí, según ha relatado la mujer, el procesado empezó a ir a su trabajo, a vigilarla y a llamarla y mandarle mensajes.

"Vivía en un acoso constante, no dormía, estaba en estado de nervios y era un sinvivir", ha subrayado la mujer, quien ha explicado que a veces tenían que acompañarla a casa o quedarse a dormir en casa se amigas para no verle. "No podía salir ni a tirar la basura porque estaba allí", ha añadido.

Además, la víctima ha relatado que su expareja entró en su casa en dos ocasiones sin su permiso y que, en una de ellas, como ella se negaba a hablar con él, la cogió del brazo y la tiró al suelo y no se fue hasta que ella lloró y le suplicó.

INFORME PSICOLÓGICO

Las partes han renunciado a la prueba testifical y a la pericial, a excepción de los peritos del Instituto de Medicina Legal que elaboraron un informe psicológico de la víctima, en el que, según han indicado, señalaron que tenía sintomatología ansioso-depresiva a consecuencia de los hechos que les relató a los que, según ha dicho, dieron credibilidad.

El jurado popular recibirá este martes el objeto del veredicto para su deliberación y voto.