Las carreteras convencionales de la Comunitat acumulan casi el 74% de las víctimas mortales en vías interurbanas

Fulgencio en su visita a la campaña de vigilancia de las carreteras
DELEGACIÓN DEL GOBIERNO
Publicado 05/11/2018 11:59:15CET

VALÈNCIA, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las carreteras convencionales de la Comunitat Valenciana acumulan cerca del 74 por ciento de los fallecidos en vías interurbanas de la autonomía, según ha destacado este lunes el delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, quien ha recalcado que la velocidad, el consumo de alcohol y/o drogas y las distracciones son los factores de mayor peso en los accidentes mortales en estos trazados.

Por ello, la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha, desde este lunes y hasta el próximo 11 de noviembre, una campaña de vigilancia y control de estas carreteras, en las que, según ha dicho el delegado, "si se tiene en cuenta el tráfico, presentan un riesgo de fallecimiento en accidente 3,6 veces superior al de las autopistas y autovías".

El delegado, tras visitar uno de los controles de la DGT para el desarrollo de la campaña, ha subrayado que del total de siniestros (vías interurbanas más urbanas), los fallecidos en carreteras convencionales alcanzaron el 47% de todas las víctimas mortales en accidentes de tráfico en la Comunitat Valenciana durante 2017.

Durante el pasado año, en las carreteras convencionales se produjeron 2.399 siniestros con víctimas (1.023 en Alicante, 401 en Castellón y 975 en Valencia), con 82 fallecidos (33 en Alicante, 21 en Castellón y 28 en Valencia).

Fulgencio ha recordado que las carreteras convencionales acumulan "una parte importante de las víctimas en accidentes de tráfico, debido a sus características constitutivas" como ausencia de separación de sentidos o cruces a nivel, "y a las condiciones de muchos de los desplazamientos que se realizan en ellas", con especial importancia de los desplazamientos de corto recorrido y en fin de semana.

El delegado ha indicado que en esta campaña se controlará la velocidad, los adelantamientos indebidos, la ingesta de alcohol o drogas, el uso del casco y sistemas de retención, la utilización del teléfono móvil y de auriculares durante la conducción, la manipulación de navegadores o de cualquier otro elemento que pueda producir distracción, la documentación del vehículo y del conductor y, en general, "cualquier infracción de la normativa vigente en materia de circulación y seguridad vial".