El chorlitejo patinegro cría por primera vez en la playa del Puerto de Sagunto

Publicado 08/08/2019 11:31:04CET
Pájaro en la playa de Sagunto
Pájaro en la playa de Sagunto - AE-AGRO

VALÈNCIA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una pareja de chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus) han criado a dos pollitos en la zona dunar de la playa de Puerto de Sagunto (Valencia), un hecho excepcional porque no hay ninguna cita previa de nidificación en esta zona de la especie vulnerable.

Este verano, voluntarios del colectivo comarcal de Acción Ecologista-Agró Camp de Morvedre (Valencia) han detectado y fotografiado a los nuevos habitantes de la playa, detalla la organización ecologista en un comunicado.

El chorlitejo patinegro sufre actualmente un declive de sus poblaciones nidificantes y se encuentra gravemente amenazado por la pérdida de hábitat, el paso de maquinaria y personas por las dunas y la "presión depredadora" de perros sueltos y gatos asilvestrados a las playas.

Por todas este amenazas y el declive de sus poblaciones, la especie está catalogada como vulnerable en la Comunitat Valenciana. Desde 2013, la Generalitat lleva a cabo un riguroso seguimiento de las parejas nidificantes, hasta constatar un descenso importante de parejas en las provincias de Castelló y Alicante, frente a una ligera recuperación en Valencia.

Cría preferentemente en espacios abiertos de playas y zonas húmedas litorales que "salpican de biodiversidad" la costa valenciana. Este pájaro pone sus huevos directamente sobre la arena, por lo que se puede ver afectado por el paso de las máquinas de la limpieza y las personas que pisan las dunas, así como por perros sueltos y gatos asilvestrados.

Entre las medidas más importantes para su conservación está la instalación de cercados debidamente señalizados a las playas donde nidifica, para impedir así el paso de personas y evitar molestias.

La instalación de cercados es otra probable causa de la reciente recuperación de otras cinco parejas nidificantes de Charadrius alexandrinus en las playas del Camp de Morvedre, en Corinto, Almardà y Canet d'en Berenguer.

Fuera de la comarca también se han recuperado poblaciones de cría del chorlitejo patinegro en las playas de la Marjal de Rafalell y Vistabella-Massamagrell, El Saler (Parque Natural de l'Albufera de València) u Oliva. Todo ello ha contribuido en gran medida al aumento de parejas nidificantes de este especie en la provincia de Valencia.

DECLIVE EN LA MARJAL DELS MOROS

Por contra, en la Marjal dels Moros --zona húmeda litoral ubicada entre Sagunto y Puçol (Valencia)-- se ha detectado una disminución "muy importante" de parejas de Charadrius alexandrinus: de las diez que criaban en 2013 a solo una en 2018.

El motivo de este preocupante declive es probablemente la fuerte erosión que sufre la playa de la Marjal de los Moros, un retroceso de que AE-Agro achaca a la última ampliación del puerto comercial e industrial de Sagunto. Ante ello, denuncia que "la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) continúa sin responsabilizarse de este grave impacto medioambiental, hecho que dificulta la toma de medidas correctoras".

Junto a los cercados, otras acciones para recuperar y conservar poblaciones de chorlitejo patinegro son la supresión de la limpieza de la playa con maquinaria durante la época de nidificación de esta especie amenazada, la formación del personal de limpieza, policía local y socorristas sobre el uso correcto de vehículos a la playa, la prohibición "rigurosa" de la entrada de perros a las dunas y el traslado de las colonias felinas que invaden estos espacios.

En la playa del Puerto de Sagunto, el colectivo comarcal de Acción Ecologista-Agro trabaja desde hace más de una década para recuperar las dunas y la vegetación litoral, por lo que celebra la primera de nidificación de la especie.

Se trata de una playa con "grandísimos espacios de arena y dunas y muchas posibilidades para convertirse en una importante zona de cría para este especie". "Solo hace falta un pequeño impulso: alargando el cordón dunar hasta el extremo norte de la playa, instalando cercados para proteger el área de nidificación y evitando la entrada de animales domésticos", reivindica la organización ecologista.