Cientos de valencianos encomiendan a San Antonio la protección de sus animales, "uno más de la familia"

Sandra Gómez ha asistido con su perro tras recuperarse del accidente
REMITIDA
Publicado 17/01/2019 18:01:28CET

VALÈNCIA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cientos de valencianos han desfilado este jueves junto a sus animales, entre ellos perros, gatos, caballos, burros, peces, tortugas, hurones, loros o periquitos, en la tradicional bendición que se celebra el día de su patrón, San Antonio Abad, al que han encomendado con devoción la protección de sus mascotas, que han acudido debidamente engalanadas para la ocasión, y a las que algunos no han dudado en calificar como "una más de la familia".

Tras una misa celebrada a las 10 de la mañana en la parroquia de San Antonio Abad, en la calle Sagunto, las falleras mayores de València, Marina Civera y Sara Larrazábal, han realizado una suelta de palomas con la que ha dado comienzo el desfile de animales, de todos los tamaños, que han ido recibiendo la protección del santo, algunos con más tranquilidad que otros.

Y es que algunos novatos, como el loro Blue, han mostrado su nerviosismo al recibir la bendición. Su dueño, apasionado de la especie, ha explicado que es el "mimado" de la casa, ya que tiene cuatro, y esta es la primera ocasión en la que lo lleva a bendecirlo. "Cuando empieza a hablar no para", dice el propietario de Blue, empeñado en picar el micrófono de los periodistas. El religioso salesiano Santiago Muñoz no ha dudado en posarse el ave en el brazo para tranquilizarlo.

Otros, sin embargo, no era la primera vez que acudían con sus orgullosos compañeros humanos, devotos del santo, que han querido repetir pese al frío porque la bendición "ha funcionado y han estado sanos durante todo el año". Así, otro asistente confesaba ser un "habitual" y justificaba su presencia en la voluntad de proteger a sus mascotas, ya que "son parte de la familia, son uno más".

Un año más los perros han sido los protagonistas, desde cachorros en brazos de sus compañeros humanos de vida -- que llevaban cámara o móvil en mano para inmortalizar el momento-- a veteranos que aprovechaban el momento para compartir momentos de juego con compañeros de su especie. Por lo general abrigados y con sus mejores trajes, alguno de los canes ha optado por recibir la bendición ataviado con un collar hawaiano.

GÓMEZ Y EL PERRO PEP

Entre las personas que han participado este año está la concejala socialista Sandra Gómez junto a su perro Pep para recibir la bendición y también "para dar la gracias" por estar ambos bien tras el ataque que sufrieron hace unas semanas por parte de dos perros de raza peligrosa. Gómez, quien ha vuelto a la actividad política tras ser intervenida en la mano donde sufrió la agresión, ha asegurado que ya "se encuentra mejor".

"Ha sido una gran mañana celebrando San Antonio con todos los peludos, tortugas, caballos... todos los animales de los valencianos que forman parte de nuestras familias. Y ha sido muy especial porque he ido con Pep, a pedirle suerte para este año y dar las gracias por estar los dos bien", ha asegurado.

En la procesión han participado también efectivos de la Policía Local montada y unidades de caballería y caninas de distintos cuerpos de las Fuerzas de Seguridad, carros de cultivo y carruajes.

El presidente de la hermandad que se encarga de organizar el acto, la de San Antonio Abad, Rafael Garrote, ha recordado el legado histórico de esta celebración, que se remonta al año 1957, cuando los agricultores y ganaderos acudían a este enclave en el que había una parroquia --hoy hay un convento salesiano-- junto con los animales que utilizaban en las tareas del campo para recibir el agua del pozo y de esta forma "protegerles de enfermedades".

La tradición se ha mantenido hasta la actualidad y desde la hermandad consideran que la buena acogida entre los vecinos de València y de la provincia hace que sea "un gran fiesta de la ciudad". Tras recibir la protección de los párrocos, los asistentes también reciben el pan bendecido y una estampita del santo.

La del 'cap i casal' es la procesión de animales más multitudinaria de la diócesis, en la que más de un centenar de localidades celebran la festividad con misas, procesiones y bendiciones de animales. La noche anterior tiene lugar el encendido de las tradicionales 'fogueres de Sant Antoni', grandes hogueras que en el caso de la población de Canals está considerada como la mayor del mundo.