Publicado 23/12/2021 11:31

Desarticuladas dos organizaciones criminales especializadas en la venta de droga en Alicante y Valencia

Efectos intervenidos en la operación
Efectos intervenidos en la operación - OPC

VALÈNCIA, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

Efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han detenido a 32 personas y han desarticulado dos organizaciones criminales especializadas en la venta de droga en Alicante y Valencia, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.

Las investigaciones se iniciaron a principios del mes de mayo de 2021, tras unas primeras sospechas sobre varios ciudadanos residentes en las localidades de Alcoi, Cocentaina y Muro de Alcoy, de los cuales se dedujo que podían estar integrados en una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y al blanqueo de capitales.

Se comprobó que, efectivamente, se trataba de una organización criminal ubicada en la provincia de Alicante, directamente vinculada a otro grupo asentado en la localidad valenciana de Atzaneta de Albaida.

Estos últimos se abastecían sistemáticamente de sustancias estupefacientes procedentes de la Alcoi. El grupo asentado en este municipio realizaba semanalmente envíos de cocaína hasta Atzaneta d´Albaida, y ambas organizaciones estaban directamente vinculadas con el objetivo de abastecer de droga a consumidores del norte de Alicante y del sur de Valencia.

La primera organización criminal estaba asentada en la zona norte de la provincia de Alicante, en Alcoi, con una estructura piramidal claramente definida, dirigida por un hombre, que dinamizaba el entramado, ostentando el control y la dirección. Era el encargado de conseguir cocaína pura en grandes cantidades, que posteriormente adulteraba, almacenaba y ocultaba en varios pisos de seguridad que poseía el grupo.

El segundo escalón estaba compuesto por cuatro hombres, cada uno de ellos con diferentes cometidos: el primero era el encargado de controlar los pisos de seguridad donde se almacenaban y ocultaban las sustancias, y se procedía al corte y envasado, para su posterior venta. El segundo era el encargado de proporcionar seguridad al resto de la trama y cobrar las deudas que los consumidores adquirían con la organización, utilizando para ello, si era necesario, la violencia física. El tercer hombre era el testaferro, encargado del blanqueo de capitales de las ganancias obtenidas con la actividad criminal, así como de la ocultación de estas ganancias en uno de los pisos de seguridad. Este componente además poseía un punto de venta de marihuana al menudeo en su propio domicilio. El cuarto integrante de este escalón transportaba la droga en grandes cantidades hasta uno de los pisos de seguridad.

Estos escalones se dedicaban a la venta de las sustancias estupefacientes obtenidas del primer y segundo escalón, comercializándolas al menudeo en sus propios domicilios o, incluso, a petición de sus clientes, pactando citas en otros lugares.

Actuaban principalmente en las localidades de Alcoi, Cocentaina y Muro de Alcoy, aunque también en el resto de poblaciones de la comarca. Tras adquirir la droga a los anteriores, procedían a su adulteración con otras sustancias farmacológicas para optimizar los beneficios. Trabajaban bajo el mando del principal investigado, líder de la trama, situado en el primer escalón.

EL ÚLTIMO ESCALÓN

El último escalón era el encargado de mediar las transacciones de sustancias estupefacientes entre el líder de la organización y varios traficantes al menudeo de las localidades cercanas. En este escalón se ubicaba un varón residente en la localidad de Atzaneta d´Albaida.

Se trataba de otra organización criminal dedicada igualmente al tráfico de drogas y el blanqueo de capitales, abasteciendo a distintos distribuidores al menudeo de distintas localidades de la provincia de Valencia, como Vall de Albaida, Belgida, Alfarrasi y Montaverner.

Al igual que la primera organización, el líder de este grupo, residente en Atzaneta d´Albaida, abastecía sistemáticamente de grandes cantidades de sustancias estupefacientes a otros camellos ubicados en las localidades de Cocentaina, Muro de Alcoy y Agres (Alicante), estando así interconectados todos los miembros y completando la interacción entre los dos grupos.

Del presunto autor residente en la localidad de Atzaneta d’Albaida, poseía una amplia cartera de clientes y traficaba además de con cocaína, con éxtasis, hachís e, incluso, fármacos utilizados para disfunción eréctil obtenidos en el mercado negro.

REGISTROS Y ARRESTOS

Componentes de ambos cuerpos policiales, Policía Nacional y Guardia Civil, concretamente la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Alcoy, junto con el Área de Investigación del Puesto de la Guardia Civil de Ibi-Cocentaina-Muro de Alcoy, ya en la fase final de las investigaciones, han realizado 19 registros domiciliarios en las localidades de Alcoy, Muro de Alcoy y Cocentaina, en la provincia de Alicante, y Atzaneta d’Albaida, en la provincia de Valencia.

Ha sido necesaria la intervención de un gran despliegue de agentes tanto de Policía Nacional como de Guardia Civil, interviniendo componentes de la Policía Judicial de la Comisaría de Alcoy, el Área de Investigación de Ibi-Cocentaina-Muro de Alcoy, las Unidades UPR de la Comisaría Provincial de Alicante, la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Comandancia de Alicante, los Guías Caninos tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil, y componentes de varias Unidades de Seguridad Ciudadana de ambos cuerpos.

La actuación conjunta se ha saldado con la detención de 32 personas: 23 hombres y nueve mujeres, de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 19 y los 56 años; se ha intervenido un total de 4,500 kilogramos de marihuana lista para su envasado y venta, 950 gramos de cocaína de gran pureza, 140 gramos de hachís, diversas dosis de éxtasis en formato pastilla, 475 unidades de fármaco para la disfunción eréctil, así como gran cantidad de material para corte adulteración y distribución de sustancias estupefacientes.

Se han incautado dos escopetas de caza, dos carabinas de aire comprimido, una pistola detonadora, y dos armas cortas, todas ellas simuladas, así como numerosas armas blancas y una defensa eléctrica. También se han intervenido numerosos teléfonos móviles y efectos electrónicos, así como la cantidad de 105.000 euros en efectivo, en billetes de diverso valor.

Los 32 detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Alcoi, que ha decretado el ingreso en prisión de tres de los detenidos, los principales objetivos investigados.