Publicado 03/07/2021 11:30CET

EMT València reduce de 13 a 7,3 años la edad media de sus autobuses tras incorporar los 164 nuevos híbridos

Autobús híbrido de la EMT
Autobús híbrido de la EMT - AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

VALÈNCIA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València ha reducido la edad media de su flota, que ha pasado de situarse en los 13 años en 2015 a 7,3 años en la actualidad, con la llegada de los últimos 164 híbridos nuevos, que ya han sido incorporados al servicio diario que presta la entidad.

El plan estratégico de renovación de la flota en la entidad fue impulsado por razones medioambientales, financieras y de seguridad y salud. La llegada de nuevos autobuses ha permitido mejorar la experiencia de las personas usuarias a bordo de los autobuses municipales, pero también reducir el consumo energético, el coste del mantenimiento y, especialmente, las emisiones contaminantes y de efecto invernadero de los autobuses, ha valorado el Ayuntamiento de València en un comunicado.

El presidente de EMT, Giuseppe Grezzi, ha indicado que entre el año 2012 y 2015 "solo se renovaron dos autobuses, provocando un envejecimiento profundo de la flota que afectó a la calidad del servicio".

"Esta tendencia la empezamos a revertir a partir de 2016. Desde entonces, la ciudadanía ha estrenado 348 autobuses", ha destacado, al tiempo que ha puesto en valor que tener una flota de vehículos "moderna, menos contaminante, más eficiente y fiable" es "imprescindible" para potenciar el uso del transporte colectivo y hacerlo "más competitivo y sostenible".

La retirada progresiva de los vehículos viejos se basa en criterios como la edad del vehículo, el coste por kilómetro, las emisiones contaminantes y el CO2 que provoca. Por eso, detalla el consistorio, la renovación de la flota ha permitido reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera en más de 7.000 toneladas en los últimos cuatro años y ahorrar más de 10 millones de euros en mantenimiento y combustible. De hecho, los nuevos autobuses híbridos que circulan por la ciudad consumen un 30 por ciento menos de combustible que un autobús estándar.

Grezzi ha afirmado que la renovación continua de la flota es "una apuesta de futuro para seguir ofreciendo un servicio público de calidad a la ciudadanía, y por eso no se puede entender como una inversión extraordinaria o puntual, sino como una inversión constante".

Según estudios de los técnicos de la EMT, apunta el también concejal de Movilidad, para poder mantener la edad mediana por bajo de los ocho años "es necesario que en los próximos años sigamos comprando nuevos vehículos". "Por eso, actualmente estamos trabajando en un plan de futuro con este objetivo", ha añadido.