31 de mayo de 2020
 
Publicado 21/05/2020 16:12:14 +02:00CET

Expertos instan a València a ser saludable y a contar con la universidad y el área metropolitana tras la Covid-19

Imagen de la primera sesión de comparecencias de la Comisión de Reconstrucción de València a partir de la Covid-19.
Imagen de la primera sesión de comparecencias de la Comisión de Reconstrucción de València a partir de la Covid-19. - TWITER AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

Centran las primeras comparecencias de la comisión de reconstrucción de la ciudad tras la pandemia y piden también un urbanismo "ligado a las personas"

   VALÈNCIA, 21 May. (EUROPA PRESS) -

   Seis expertos, uno de ellos sanitario y otros cinco del mundo universitario y de la arquitectura, han instado este jueves al Ayuntamiento de València a trabajar en favor de una "ciudad saludable" que extienda este concepto más allá de la sanidad y lo aplique de forma "transversal" para el "bienestar", la convivencia y la lucha contra las desigualdades. Asimismo, han pedido contar con las universidades en el desarrollo de medidas y tener en cuenta el área metropolitana.

   Estos profesionales, los primeros comparecientes de la comisión de reconstrucción tras la Covid-19 creada en el consistorio, han defendido un urbanismo "ligado a las personas", la renaturalización de la ciudad, una urbe compacta, con servicios en todos los barrios, espacios para la movilidad del peatón y viviendas "diversas y versátiles" que permitan permanecer en ellas en una pandemia como la actual.

   La creación de la comisión, que busca la adopción de medidas para recuperar la normalidad lo antes posible tras la Covid-19, fue aprobada en un pleno extraordinario celebrado el 11 de mayo. La comisión quedó constituida días después, en una primera reunión, que dio paso a una segunda para aprobar el plan de trabajo iniciado este jueves en su primera sesión abierta al público.

   Este órgano está presidido por el alcalde, Joan Ribó, y conformado por todos los grupos de la corporación local. Hasta concluir su programa de trabajo, se reunirá semanalmente para abordar los tres ejes de la reconstrucción: 'Ciudad saludable y sostenible', 'Recuperación económica' y 'Equidad y garantía de derechos sociales'.

   Las comparecencias han comenzado con el primer bloque y la participación de Joan Paredes, experto en salud pública; Josep Vicent Gregori, jefe del equipo de revisión del PGOU de València; José María Bravo y Eva Álvarez, profesores de la Universitat Politècnica de València (UPV) y los arquitectos José María Lozano y Carles Dolç. Estaba anunciada la asistencia de la directora de general de Salud Pública, Ofelia Gimeno, que no ha acudido.

   La sesión continuará esta tarde con las comparecencias, dentro del mismo eje, de entidades de salud pública y de sostenibilidad. A su inicio, Joan Ribó ha destacado que esta es "una de las primeras comisiones creadas en España" para la reconstrucción tras la pandemia y a resaltado la "gran unanimidad" para ello y para acometer "la tarea que todos los valencianos esperan".

   Joan Paredes ha dicho que hablar de salud supone abordar "un concepto amplio" que trasciende la medicina y se extiende a las ciudades, por lo que ha instado a los políticos a tomar "decisiones que favorezcan las condiciones saludables" de vida y ha apuntado que "la salud y el bienestar" deben ser "tema estratégico" y "transversal" en "todas las acciones de gobierno" y en favor de una urbe "más amable para convivir".

   "Hacer ciudad y barrio es hacer salud", ha expuesto, tras lo que ha expuesto que "fragmentar y personalizar servicios" conlleva "debilidad" y "marcar fronteras". Ha invitado a impulsar "mesas intersectoriales" de trabajo para forjar una "alianza entre Ayuntamiento, departamentos de salud, atención primaria y hospitalaria y entidades sociales". "La participación es necesaria para promover la salud", ha agregado Paredes, que ha apostado por implicar a la sociedad.

   Josep Vicent Gregori ha descartado el urbanismo tradicional que hablaba de calidad en términos cuantitativos y ha defendido el que prevé servicios cerca de los ciudadanos y en todos los barrios, por lo que ha apelado a un "urbanismo ligado a las personas" y ha resaltado que "la calidad del espacio público", que debe ser "habitable", tiene "incidencia en la salud".

IMPLANTAR OBJETIVOS

   Este experto ha defendido "la participación pública en el ámbito de las decisiones" y el "trabajo transversal" y ha apuntado que la transformación urbana forma parte de un proceso y no solo de actuaciones puntuales. Además, ha estimado "fundamental" la "identidad de barrio" y ha señalado la necesidad de trabajar "implantando objetivos", también en desarrollo sostenible, y "prioridades". Ha propuesto que en parte de los más de 600.000 m2 de suelo para colegios sin ocupar se hagan aparcamientos que ayuden a liberar "espacio para las personas".

   José María Bravo, experto en innovación y exedil de Cs en el Ayuntamiento, ha dicho que ante el "gran reto" de la salida del confinamiento y las "nuevas formas de relación y trabajo", los gobernantes son "clave" y les ha invitado a "superar diferencias" en favor de una "reconstrucción verde". Ha invitado a crecer junto a Europa, a "detectar bien los objetivos" y a contar con las universidades como "cajas de herramientas llenas que pueden ayudar", la investigación y la empresa.

OBSERVATORIO DE VIDA COTIDIANA

   Eva Álvarez ha apelado a tener en cuenta la perspectiva de género en ese proceso, el papel de las mujeres en la sociedad y a invitar a los hombres a que reivindiquen su labor como cuidadores. Además, ha propuesto fomentar la movilidad peatonal, ocupar bajos vacíos en barrios para ofrecer servicio de atención a mayores, discapacitados y menores y crear en las viviendas "espacios intermedios". Ha planteado también crear el Observatorio de Vida Cotidiana entre Ayuntamiento y universidad para recoger datos constantemente sobre la ciudad y sus vecinos.

   José María Lozano ha apostado por hablar de una "ciudad sana, amigable y flexible" que permita "adaptarse" a los hechos y ha señalado que "las claves de la evolución de la ciudad" pasan por los avances constructivos, tecnológicos y la higiene, a la vez que ha instado a impulsar una exposición internacional emulando la Regional de 1909 y a seguir una "estrategia de regeneración, desde las estatuas a los grafitis, de calidad".

   Carles Dolç ha coincidido con otros expertos al hablar de ciudad "saludable, sostenible y compacta" que cuente con servicios próximos, a distancias de hasta 15 minutos caminando, y que gane espacio para los peatones, también con aceras más anchas. Ha planteado "introducir la naturaleza en la ciudad", hacer "viviendas adecuadas y con dignidad" y crear un "centro intergeneracional municipal" con residencia y servicios para mayores y jóvenes.

Contador

Para leer más