Publicado 21/07/2020 17:42CET

La industria valenciana de la música en vivo dice que se enfrenta a pérdidas directas de más de 50 millones por la Covid

Imagen de archivo de un concierto en Viveros (València)
Imagen de archivo de un concierto en Viveros (València) - NEREA COLL - Archivo

   Solo un 10% de las empresas afirma que podrá mantenerse más de seis meses a pesar de la reapertura de espacios con aforos limitados

   VALÈNCIA, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La industria valenciana de la música en directo puede llegar a perder más de 50 millones de euros de facturación por la crisis sanitaria de la Covid-19, según se desprende del estudio realizado por la Asociación de Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (MusicaProCV).

   Este colectivo profesional, que integra a empresas valencianas vinculadas a los espectáculos musicales, ha impulsado una encuesta entre los agentes del sector (promotoras, compañías de managment, salas de conciertos, empresas de sonido e iluminación, de espectáculos y de servicios) para valorar los efectos del coronavirus en el ramo. El documento abarca el periodo entre la declaración del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, y la conclusión de la temporada alta, el 15 de septiembre.

   Según los datos aportados en la encuesta, durante la temporada media, desde el inicio del estado de alarma hasta el 31 de mayo, el quebranto asciende a 8.660.000 euros. En cambio, durante la temporada alta, desde el 1 de junio al 15 de septiembre, esa cantidad alcanzaría los 45.500.000 euros.

   Por tanto, el sector de la música en directo en la Comunitat Valenciana prevé un impacto directo de 54.160.000 euros en los siete meses mencionados por la Covid-19. Los 20 principales festivales de la Comunitat representan un 60% de esa cifra (más de 33 millones). En cambio, las más afectadas por esta situación son las empresas promotoras, que podrían llegar a perder 38 millones de euros (un 83% de su facturación total), detalla la entidad en un comunicado .

   Las cantidades aumentan si se tienen en cuenta los impactos indirectos e inducidos. En el primer caso, se valora el volumen de negocio general de aquellas industrias que producen bienes y servicios subsidiarios de la industria de la música en directo. Su impacto se cuantifica en 10.832.000 euros.

   Por otra parte, si se tienen en cuenta las actividades económicas adicionales asociadas a la reinversión de salarios ganados gracias al sector de la música, el impacto inducido se estima en 8.124.000 euros. Por tanto, el coronavirus puede suponer más de 70 millones de euros para la industria valenciana de la música en directo y para las actividades directa e indirectamente relacionadas (turismo; hostelería y restauración; industrias creativas; sanidad; deporte; tecnología; transporte y movilidad; etc.).

CONCIERTOS CANCELADOS

   La encuesta de MusicaProCV revela que la Comunitat Valenciana habría acogido 10.700 actuaciones musicales entre mediados de marzo y mediados de septiembre. En esta cifra se incluyen grandes festivales, conciertos al aire libre, espectáculos en salas y eventos en municipios para fiestas patronales, entre otros.

   Si se tiene en cuenta que la práctica totalidad de las actuaciones han tenido que ser canceladas o aplazadas, el sector afronta el futuro con mucha inseguridad. Además, se deben ponderar las dudas que genera la evolución de la pandemia y la concentración de eventos reprogramados que dificultará la temporada de otoño.

   Por otro lado, el 70% de las personas contratadas en el ámbito de la música en vivo se han visto afectadas por un ERTE. Hay que tener en cuenta que, según la Encuesta de Población Activa (EPA, 2019), el 68,8% del empleo en el ámbito de la cultura corresponde a personal asalariado, mientras que hay un 30% de trabajadores autónomos o eventuales que también han sufrido las consecuencias negativas generadas por la situación.

   En estas circunstancias, el 65% de las empresas valencianas de la música en vivo han pedido la prestación de autónomos. Además, hay que destacar que el 42% se ha acogido a ERTE, el 25% ha aplazado el pago a proveedores; el 23% ha prorrogado el pago de impuestos; y el 18% ha solicitado ayudas autonómicas y locales.

   El estudio también ha analizado la percepción de las empresas sobre el impacto económico de la crisis en la facturación. En este apartado, el 58% de las compañías consideran que desde el inicio del estado de alarma y hasta el 15 de septiembre su facturación disminuirá más del 75%, mientras que el 23% considera que la reducción será de entre el 50 y el 75%. De este modo, solo un 10% de las empresas del ramo afirman que podrán mantenerse más de seis meses a pesar de la reapertura progresiva de espacios con aforos limitados.

EFECTOS A LARGO PLAZO

   Por último, el 63% de las sociedades valencianas que se dedican a la música en vivo consideran que la crisis tendrá efectos negativos a largo plazo. En cambio, el 34% piensa que se podrá recuperar en un periodo de entre tres y seis meses. En esta valoración juegan factores como la pérdida de confianza del público; la disminución de la demanda por la crisis económica; las restricciones en los aforos; el cambio de percepción de la demanda sobre el consumo cultural por el coronavirus; y la incertidumbre sobre el futuro.

   Desde el inicio de la crisis, tanto MusicaProCV como el resto de colectivos profesionales dedicados a la música en directo han mantenido reuniones y conversaciones con las administraciones públicas valencianas.

   Las reivindicaciones del sector contemplan, por un lado, medidas de choque para proteger las estructuras profesionales frente a los meses de completa parálisis de la actividad; por otra parte, se reclaman medidas de reactivación para recuperar la actividad de forma progresiva y la confianza en el consumo cultural.

   También se pide un mayor equilibrio en las órdenes de ayudas anuales de forma que la música en directo esté al mismo nivel que otras disciplinas artísticas (como las artes escénicas) y mejorar así su competitividad y desarrollo profesional. A modo de ejemplo, el Ayuntamiento de València no tiene ninguna orden de ayudas al sector musical. En cambio, las artes escénicas pueden optar a ayudas anuales de cerca de un millón de euros. Se trata de una reivindicación histórica del sector.

   Estas propuestas, aseguran, "han sido escuchadas por las instituciones valencianas de forma desigual y, a estas alturas, las negociaciones continúan".

   En este sentido, comentan que la Generalitat, a través del Institut Valencià de Cultura, ha publicado recientemente una orden de ayudas que ha aumentado considerablemente su dotación económica. Además, ha impulsado el plan ReaCtivem, que favorecerá a artistas y salas de música, pero del que no se podrán beneficiar las empresas promotoras.

   Turisme Comunitat Valenciana fue la primera institución en convocar ayudas urgentes a las empresas musicales vinculadas a las marcas Mediterranew Fest/Musix, mientras que el Ayuntamiento de València está ultimando las bases de unas ayudas de choque para el sector cultural, "pero del plan de reactivación y de las ayudas ordinarias a la música aún no se tienen noticias".

   "Lo mismo ocurre con las diputaciones y ayuntamientos: las medidas se anuncian, pero los procedimientos son excesivamente lentos. Por ese motivo, el sector reclama una mayor agilidad y que se pueda garantizar su supervivencia", concluyen.

Para leer más