3 de abril de 2020
 
Actualizado 12/07/2013 17:13:35 +00:00 CET

La Policía Local de Gandia impone 195 multas en diez días por ruido, 'botellón' u orinar en la vía pública

Javier Reig y Marc Cuesta en rueda de prensa
AYUNTAMIENTO DE GANDIA (VALENCIA)

VALENCIA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Gandia (Valencia) ha impuesto 195 multas en diez días por ruido, por beber en la calle, por orinar botellón u orinar en la vía pública, en el marco de la ordenanza de convivencia municipal en la playa.

El coordinador general de Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento de Gandia (Valencia), Javier Reig, y el intendente principal jefe de la Policía Local, Marc Cuesta, han comparecido este viernes en rueda de prensa para realizar el primer balance del dispositivo especial de seguridad puesto en marcha este verano para hacer cumplir esta ordenanza.

En los primeros diez días de julio, se han registrado 195 multas, la mayoría por molestias de ruido, 60 sanciones; beber en la calle, 67; u orinar en la vía pública, nueve sanciones. Es prácticamente el mismo número de multas registradas, por estos motivos, en los primeros seis meses del año, con 196 sanciones.

El intendente de la Policía Local, Marc Cuesta, ha comparado el número de denuncias por infracciones a la ordenanza de Convivencia que se han producido desde el 1 de enero hasta el 30 de junio de este año, que fueron de 196 denuncias en seis meses: 80 por ruido y 28 por botellón, entre otras.

Cuesta se ha mostrado satisfecho y ha manifestado su compromiso "a continuar en la misma línea, aumentando la presión sobre todo a las personas que vengan a nuestra playa a causar molestias, para demostrar que es posible conciliar el descanso con el ocio".

Por su parte, el coordinador general de Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento de Gandia, Javier Reig, ha felicitado a los policías por su labor y esfuerzo, y ha querido tranquilizar a la ciudadanía destacando que "esto no supone que Gandia ciudad esté abandonada por la Policía Local".

Javier Reig ha remarcado que el dispositivo especial de este verano "era una promesa del alcalde que ya está teniendo sus frutos gracias al trabajo entre la policía local y los colaboradores del Plan Empleo".

La sanción de estas multas por incumplir la ordenanza municipal de Convivencia puede alcanzar los 1.000 euros. Respecto a años anteriores, Reig ha señalado que se mantiene prácticamente el mismo número de incidencias, sin embargo ha cambiado el dispositivo, ya que las multas se interponen en el momento, sin preaviso, cuando en años anteriores en la primera queja únicamente se informaba de la infracción.

El intendente de la Policía Local ha remarcado también que en cuanto perciben que alguien incumple la ordenanza reiteradamente "se denuncia al juzgado por desobediencia, mediante juicio rápido, para que la gente vea que es en serio". En este sentido, Reig ha añadido que en estos diez días se han contabilizado cinco comparecencias en comisaría y dos detenidos.