Actualizado 18/12/2009 19:03 CET

El PP pregunta al Gobierno si quiere cerrar chiringuitos en Valencia para hacer prospecciones petrolíferas en la zona

González Pons reclama a De la Vega que "negocie" con los hosteleros y "abra una moratoria" para no sancionar mientras dure la negociación

PINEDO (VALENCIA), 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Comunicación del PP y portavoz de Medio Ambiente en el Congreso de los Diputados, Carlos Floriano, se preguntó hoy si "tiene alguna relación empezar a retirar infraestructura turística en Valencia con la intención de hacer prospecciones petrolíferas mar adentro, pero a pocos metros de aquí", en una zona próxima a la playa de la localidad valenciana de Pinedo.

Floriano se pronunció así en la rueda de prensa que ofreció junto al vicesecretario general del PP, Esteban González Pons, acompañado también por diputadas 'populares' nacionales por la provincia y por la concejal de Playas del Ayuntamiento de Valencia, Lourdes Bernal, tras reunirse con los hosteleros afectados por la orden estatal del cierre inmediato de las terrazas en las playas de Pinedo y El Saler.

El responsable 'popular' instó al Ejecutivo estatal a aclarar si "la intención de ir retirando infraestructura turística aquí tiene alguna relación con la intención de hacer prospecciones petrolíferas unos metros más allá, mar adentro", un tema que "está encima de la mesa del Consejo de Ministros y de José Luis Rodríguez Zapatero".

"Yo espero que se cumplan los acuerdos que se han tomado en el Congreso y que no haya ninguna relación", señaló Floriano, quien recalcó "Valencia no se merece la arbitrariedad de Rodríguez Zapatero", ni su "irresponsabilidad" y garantizó que el PP "hará todo lo posible por defender el sector turístico, el medio ambiente, el empleo, la riqueza y la generación de bienestar".

Además, expresó su temor a que "sea el principio para luego continuar por toda la costa española", de modo que si en Valencia les "sale bien", quieran "seguir después por la Costa Brava, malagueña, gaditana y de Huelva". Por ello, reivindicó que se debe "dar un golpe de atención" y comunicar que pretenden "ponerle freno a una intención que no tiene ningún objetivo, salvo el capricho o la arbitrariedad".

Por su parte, González Pons aseguró que los diputados del PP "tienen claro" que "las terrazas de los restaurantes de las playas de la provincia de Valencia deben quedarse como están" porque "quitarlas significaría poner en riesgo miles de puestos de trabajo" y "produciría un daño irreparable al turismo" y que, además, se oponen a que "se hagan prospecciones petrolíferas en el golfo de Valencia".

"NO HACE FALTA" SABER SI HAY PETRÓLEO

"Si hay petróleo ahí enfrente, ahí debe quedarse, no hace falta ni saberlo porque preferimos playa, bosque de El Saler y Albufera que petróleo", sentenció.

En este sentido, indicó que les "gustaría" que los diputados del PSOE en el Congreso por Valencia no les "avergonzasen" y "tuvieran claras también" ambas cuestiones.

"Queremos no sentir vergüenza de que María Teresa Fernández de la Vega sea diputada por Valencia --añadió-- y por eso, le exigimos que, como vicepresidenta del Gobierno, pare la destrucción de puestos de trabajo que se va a llevar a cabo en la provincia que le ha dado sus votos para que pueda ser diputada", así como que "impida el daño que se va a producir en la provincia" y no permita que "Valencia sea el tubo de ensayo de Costas para acabar con los restaurantes de playa".

Así, reclamó a De la Vega que "trate de salvar el interés de los empresarios y los trabajadores que viven gracias a las terrazas de las playas de la provincia de Valencia", para lo que le pidió que "abra un periodo de negociación" con los empresarios y que "mientras dure la negociación, abra una moratoria en la que no sancione a los restaurantes por seguir abiertos".

APLICACIÓN "ADECUADA" DE LA LEY

Floriano instó al Ejecutivo estatal a "hacer una aplicación de la norma que sea adecuada para fomentar la creación de empleo, para darles seguridad a los empresarios y darles confianza para que puedan hacer inversiones, mejorar sus instalaciones y en definitiva, crecer, y con su crecimiento, crear empleo".

Exigió que "no haga una interpretación confusa, malintencionada o distinta a la que se ha venido haciendo de la ley de Costas durante los gobiernos de Felipe González y de José María Aznar", con la que "el servicio de bar y restaurante en las playas podría seguir manteniéndose en el futuro y mejorándose" para "ser cada día más competitivos".

"Aquí no hay ningún desastre medioambiental" y "no hay problemas, salvo los que el Gobierno está generando", concluyó Floriano, quien aseguró que controlarán la acción de los responsables socialistas.

PERDER 70% DEL NEGOCIO Y MEDIA PLANTILLA

Por su parte, representantes de los hosteleros alertaron de que el cierre de las terrazas supondría la pérdida del 70 por ciento del negocio de estos establecimientos y "más de la mitad del personal sobraría", y ello, a pesar de que "en Valencia se viven 300 días de sol al año", denunció la propietaria de un restaurante de El Saler.

Por ello, solicitaron una reunión a la Dirección General de Costas para que les "explique los fundamentos" de esa aplicación de la norma, después de haberse visto "sorprendidos" cuando "de repente, de forma radical y arbitraria, ya no se conceden las licencias" para las terrazas, unos permisos que, pese a todo, han solicitado para 2010.