Actualizado 22/06/2010 22:17 CET

Sindicatos en FGV defienden la legalidad de la huelga y acusan a la empresa de querer "coaccionar" a los trabajadores

VALENCIA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos convocantes de los paros en Metrovalencia y en el TRAM de Alicante por discrepancias en la negociación del convenio colectivo defendieron hoy la legalidad de la convocatoria de huelga y aseguraron que el anuncio de la dirección de que estudiará solicitar que se declare "ilegal o abusiva" constituye "una maniobra para coaccionar a los trabajadores".

Así lo explicó a Europa Press el portavoz de UGT en FGV, Antonio Soler, quien aseguró que los sindicatos han cumplido "todos los pasos" que establece la ley y, por tanto, no se puede considerar "ilegal o abusiva", después de que la reunión celebrada hoy en el Tribunal de Arbitraje Laboral (TAL) finalizara sin acuerdo.

En opinión de FGV, la huelga promovida por los sindicatos UGT, CCOO y SIF en Metrovalencia y en el TRAM de Alicante "carece de toda justificación y es ajena la negociación del convenio colectivo".

No obstante, Soler insistió en que esa postura de la empresa supone "un movimiento para presionar a los trabajadores y evitar que celebren la huelga" y advirtió de que, en caso de que prospere su intención de que sea declarada "huelga ilegal", los sindicatos adoptarán "medidas legales". "Y además, tendrán que justificar por qué dicen que es una huelga ilegal", recalcó.

Por su parte, el secretario de organización de SIF en FGV, Miguel Torres, coincidió en que se trata de "una maniobra de coacción a los trabajadores" para intentar que se desconvoque la huelga.

Además, en declaraciones a Europa Press, recalcó que "los sindicatos cumplieron con los periodos de comunicación al viajero, con los horarios y con todos los pasos que exigía la ley".

Torres indicó que el gabinete jurídico del sindicato está estudiando las medidas legales que podrían tomar en caso de que la huelga sea declarada ilegal, aunque recordó que "FGV ya ha declarado en dos ocasiones que las huelgas de los sindicatos eran ilegales y los tribunales, en ambos casos, dieron la razón a los sindicatos".