València incide en que la empresa de patinetes eléctricos carece de licencia y avisa: puede haber sanciones

Patinete eléctrico
LIME
Publicado 04/09/2018 13:08:43CET

VALÈNCIA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La edil de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València, Anaïs Menguzzato, ha manifestado, sobre la decisión del consistorio de requerir a la empresa Lime que retire los patinetes eléctricos de alquiler distribuidos por las calles de la ciudad, que el problema no es este medio de transporte, sino el hecho de que la mercantil carece de la licencia para la comercialización. Asimismo, ha recordado que se pueden imponer sanciones si se incumple la ordenanza municipal de dominio público y la normativa de la Dirección General de Tráfico.

La edil ha incidido en que "la problemática no es el patinete eléctrico", con el que València "no tiene ningún problema porque es un transporte ecológico". "Sí tenemos un problemas --ha reconocido-- con esa empresa que se ha implantado en nuestra ciudad sin tener una autorización municipal, una licencia, para ejercer esa actividad económica en nuestras aceras y lo que vamos a hacer es recordarle que es necesario contar con esa autorización, como cualquier otra empresa, y si no está en disposición de la misma, que retire los patinetes de la vía pública".

Menguzzato ha detallado que la corporación municipal seguirá el protocolo previsto en estos casos: "se hará el requerimiento y si la empresa no retira los patinetes en un plazo que entendemos que puede ser de un día tendrá que ser la propia Policía Local la que los retire".

La concejala ha recordado en este punto que "se puede sancionar cualquier incumplimiento de una ordenanza municipal, en este caso la de dominio público, o la instrucción de la DGT de 2016 que marca que cuando se vayan a comercializar este tipo de patinetes deben tener la autorización municipal".

750 EUROS POR OCUPACIÓN DE ESPACIO

Fuentes municipales han concretado que las sanciones marcadas por las ordenanza municipal pueden ser de 750 euros por ocupación de espacio (no por vehículo); 122 euros en concepto de recogida y transporte por cada intervención --se mide el espacio ocupado y se retiran los patinetes, ya sean uno o más-- y 1,05 de depósito por día.

La decisión de pedir a Lime la retirada de estos vehículos se adoptó este lunes en una reunión de trabajo en la que participaron el alcalde de València, Joan Ribó; el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi; la edil de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, y el concejal de Espacio Público, Carlos Galiana.

Como resultado del encuentro, se acordó que la Policía Local requerirá a la empresa la retirada de estos patinetes, a la espera de la nueva ordenanza de movilidad que regulará de forma específica la circulación de este nuevo medio de transporte, cuyo borrador se presentará dentro de dos o tres semanas, aproximadamente.

En el encuentro se acordó además encargar a los servicios municipales de Hacienda que estudien la aplicación de una tasa "para este tipo de empresas que quieren ocupar el espacio público".